MIS HIJOS ME VUELVEN LOCA.

¿Porque debo orar?
9 enero 2006
Mujeres emigrantes y sus hijos padecen hostilidad de la frontera
16 enero 2006

Una amiga nos hizo llegar una carta que queremos compartir contigo. Laura nos dice lo siguiente: “Tengo una confesión que quiero hacerles: Mis dos hijos me están volviendo loca. A veces me parece que voy a explotar. Me vienen unas ganas de gritar muy fuerte o salir corriendo por las calles gritando: “¡No puedo más!”.
Hasta me parece que mis vecinos piensan que estoy loca… y si eso piensan no creo que estén tan errados.

Tengo una niña de 10 años y un varón de 7.

Mi hijo de siete años es un niño especial. Es autista eso significa que él no aprende de la misma manera como lo hacen los otros niños. A veces se encierra en si mismo y hay momentos que es muy difícil controlarlo. Necesito fuerzas y paciencia extras para cuidar de él. Yo lo amo mucho, pero cuando está fuera de control, siento que mis emociones se aceleran.

Una de las cosas que le gusta hacer a mi hijo es entreverar o tirar todo lo que arreglo. Si me sirvo un vaso con agua para tomar, el me lo vuelca.

Si doblo las ropas que lavé, él me las arroja por el piso. Si cuelgo algo, él lo descuelga. ¡Esto es muy frustrante!. Paso la mayor parte del día haciendo una y otra vez las mismas cosas, porque mi hijo las deshace. Normalmente, las mamás disciplinarían a su hijo por este tipo de conducta rebelde, pero el mío no siempre entiende lo que está haciendo porque es un niño autista. Así que, necesito mucha paciencia para mantenerme trabajando y explicándole a mi hijo de siete años porqué está mal lo que hace. Espero que algún día, pueda entender, pero hasta entonces, necesito pedirle a Dios mucho amor y paciencia.

Pero como las madres no somos perfectas, hay días cuando estoy cansada o me siento sola o no me siento bien. Esos son los días cuando es fácil para mi perder el control de mi carácter y me enojo con mi esposo o mis hijos. No me gusta estar fuera de control y lo que es peor me siento culpable como actúo cuando mi hijo no se porta correctamente”.

¿Te has arrepentido de la manera en que has tratado alguna vez a tus hijos?. Como ves no es nada fácil ser mamá. ¿Qué puedes hacer cuando te parece que vas a explotar de enojo contra tus hijos?.

Una cosa que podemos hacer es tratar de separarnos un poco durante el día. Es decir, pedirle a tu hijo que se vaya a su dormitorio o al jardín, o algún lugar para que tu puedas pensar y descansar por unos minutos aunque más no fuere…

Y pedirle al hijo que él también piense por un momento acerca de su mal comportamiento. Debes hacerlo antes de que te descontroles y comiences a gritar y enojarte aún más. De esta manera, ambos tendrán un descanso por el conflicto planteado. Evitarás llegar al enojo excesivo y evitarás usar palabras hirientes contra tu hijo y no tendrás que cargar con la culpa de llegar a perder el control.

Otra cosa que puedes hacer es orar pidiéndole a Dios dominio sobre tus reacciones. Una amiga me contó que cuando era niña veía que su mamá, varias veces al día, entraba a su dormitorio y cerraba la puerta por un momento. Cuando mi amiga se hizo grande y se casó y tuvo hijos, cierto día preguntó a su mamá “Mamá, ¿cómo hiciste para criarnos a todos nosotros, atender a papá, hacer todas la cosas y mantenerte siempre tan serena?” La mamá le respondió: “Hija, cada vez que me sentía muy cansada o tenía algún problema, me encerraba unos minutitos en el dormitorio y oraba pidiéndole fuerzas y control a Dios. El Señor siempre me respondía, y me ayudó, y hoy le doy gracias a él porque pude criarlos a todos ustedes de una manera sana.

La hija le dijo: “Ahora entiendo mamá porque te encerrabas en tu cuarto por un momento quizás yo deba hacer lo mismo”..

¡Qué buena receta para imitar nosotras!

Dios nos promete darnos sabiduría para saber cómo enfrentar cada situación. Después de todo, Él es nuestro Padre Celestial y Nuestro Creador y sabe mejor que nadie como tratar con hijos rebeldes.

Una cosa que debemos diferenciar bien es cuando nuestra acción se trata de una disciplina y cuando es un abuso de nuestra parte hacia nuestros hijos.

A veces, estamos tan enojadas por algo que hizo que corremos el peligro de cruzar la línea. Comenzamos ofreciéndole disciplina constructiva pero nuestro enojo puede llevarnos fuera de control y caer en el área del abuso. Debemos diferenciar bien: “La disciplina es constructiva y útil, el abuso es destructivo y dañino.”

Disciplinar es dar un castigo apropiado para corregir la conducta del niño o adolescente. Es dado sabiamente.

Es apropiado a la edad del niño y por alguna mala acción que haya cometido.

Por ejemplo, si tu pequeño de pocos años toma unas golosinas del estante en el supermercado a pesar que le has dicho: “no toques”; bastará con pegarle suave en su mano. Pero si eso lo hace tu hijo de 10 años y esconde esas golosinas para llevárselas, él entiende que está robando lo que no le pertenece y eso está mal hecho. Debes exigirle que pague la mercadería o vuelva a ponerla en el estante y necesitará otra amonestación más fuerte para enseñarle que no debe hacerlo más porque eso no es correcto.

El abuso sin embargo es una acción que puede lastimar a la otra persona. Golpearlo, sacudirlo, insultarlo o prohibirle cosas no razonables pueden dañar a tu hijo para siempre.

Como madre debes querer lo mejor para tus hijos. No te gustaría que te recuerden como una madre rezongona todo el tiempo.

Debemos aprender a soportar.

La Biblia nos dice que Jesús soportó la cruz, estuvo dispuesto a morir una muerte dolorosa por amor a nosotras.

Jesús es un buen ejemplo para nosotras las madres.

Si pagamos el precio de criar bien a nuestros hijos hoy, disfrutaremos en los próximos años cuando pronto crezcan y se vayan de nuestra casa para formar su propio hogar. Podremos recordar la niñez de nuestros niños sin culpas porque les dimos lo mejor de nosotras.

9 Comments

  1. sandra dice:

    Tengo un niño de 6años el tiene defisis de atencion me salgo muy rapido de casillas y siento que cada dia yo empeoro mi hijo no tiene la culpa de que no me pueda controlar que puedo hacer para ayudarlo en su colegio que es el mayor problema por que no rinde academicamente y en la casa no atiende cuando le hablo y esto me descontrola el no poder manejar esta situación con mas calma siento que soy la peor madre

  2. Lorena dice:

    Tengo tres hijos y encontre este artículo porque realmente siento que me están volviendo loca. Ciertamente su Contenido es muy verdadero y muy alentador al saber que no soy la única. Gracias por compartir.

  3. kary dice:

    hola tengo tres hijos y la verdad siento que me vuelvo loca. el segundo de ellos no para ni un sólo momento me daña todo y en la escuela me dicen que molesta mucho a sus compañeros

  4. Tomasa Ortega macias dice:

    Oh mi Dios de verdad siento que me vuelvo loca. Tengo 3 hijos dos grandes y una niña de 9 con problemas especiales. Pero ellos no lo entienden y quieren tratarla como si fuera una niña normal. Por su situación especial es muy berrinchuda y muy chillona. De todo llora y ellos se la pasan diario molestandola aún cuando saben que ella de todo llora y por más que les digo que no la molesten no me hacen caso. Hasta que me ven bien enojada. En mi casa no hay tranquilidad ni un solo instante ni siquiera a la hora de la comida o cena quisiera un día comer en paz pero no diario es lo mismo. Me urge ayuda

  5. Sofis dice:

    Hola tengo 5 hijos. Cuatro niñas y un baron, la más grande de 6, mellizas de 4, una de dos años y el bebé 1 año y la verdad que mí cabeza no da más! Siento que va a explotar del enojo, no me hacen caso todas son muy rebeldes, a veces siento que me abuso no se. No tengo espacio ni tiempo para mí, voy al baño a la pieza o a cualquier lado y siempre hay una de ellas, no me dejan tranquila ni un momento, no puedo bañarme, cambiarme ni cagar tranquila! Es algo de no creer. Le ruego a Dios que me de paciencia y mucha.

  6. Carol dice:

    Pensé que era sólo yo, tengo 2 niñas, una de 2 años, 2 meses y otra de 5 meses,,,, y pierdo el control con la mayor cuando llora, generalmente cuando quiere o se le saca el celular,,, también quiero ir lejos y lloro por no ser una buena madre.

  7. Lourdes dice:

    Hace cinco minutos estaba diciéndole a Dios desesperadamente. Ayúdame o me muero!!!!.
    Cojí el tlf y hice una búsqueda en Google y la primera página que salió fue esta y siento al Señor hablandome a travès de esta carta.
    Yo tengo tres hijos y mi marido me abandonó. Mi vida en general a caído en picado y lo peor que llevo es el descontrol de los niños. Tienen personalidades muy fuertes y se resisten a aceptar normas. Todo el día se pelean y si juegan es a destrozar la casa como béstias, no me ayudan en nada y un simple baño se convierte en una batalla campal. Siento que no puedo con el peso de los niños, mi pequeño negocio que va mal (es mi único sustento) y el hogar con todo lo que conlleva. Creo que se apodera de mí la histeria, la ira, la ansiedad, el miedo. Son tantas y malas sensaciones que es difícil describir. Creo que debo emplearme a fondo en la oración….Gracias por esta publicación, me ha echo bien.

  8. Maribel Molina dice:

    Tengo una hija de 7 años y un niño de 2 pero siento que me van a volver loca nunca saben convivir como hermanos y aunq no quiera siempre termino perdiendo el control con ellos mi hijo llora por todo el tiempo que me tomo de descanso aún lo sigo escuchando es como si eso ya estuviera en mi cabeza nose que hacer 😔

  9. Juliana dice:

    Hay si yo tengo.uno de 15 y uno de tres años y aún así discuten no.logró ir entiendan que son diferentes el peque no es terremoto y el grande creo que no a superado que tiene un hermano.y toda la atención no puede ser de el me Estocolmo.el.loca literal no se que hacer

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.