Campaña para evitar trata de mujeres en Mundial de Fútbol Alemania 2006

Con el fin de evitar la trata de mujeres y el fomento a la compra de cuerpos femeninos como objetos de consumo se lanzó por Internet la campaña Di NO a la Prostitución de Mujeres en a Copa del Mundo de Fútbol 2006, la cual se llevará a cabo durante junio y julio en Alemania.

En comunicado de prensa, la Coalición Internacional Contra la Trata de Mujeres (CATW, por sus siglas en inglés) hizo un llamado a la comunidad internacional contra la prostitución, misma que podría exacerbarse con motivo de esta justa deportiva que se realizará en doce ciudades alemanas.

De acuerdo con los informes de este organismo, se espera que el Mundial de Fútbol sea presenciado por 36 millones de personas, mayoritariamente hombres, y que 40 mil mujeres sean «importadas» desde Europa Central y del Este para ofrecer servicios sexuales a los varones.

Ante estos, hechos diversas organizaciones civiles, junto con la CATW, puntualizan que «comprar sexo no es un deporte», sino una forma de explotación sexual que afecta física y psicológicamente a las mujeres al considerar sus cuerpos como mercancías de compra-venta.

En términos legales, tratar el cuerpo de las mujeres como una mercancía viola los estándares internacionales de un deporte que, al menos hipotéticamente, promueve la igualdad, el respeto mutuo y la no-discriminación.

NEGOCIO RENTABLE

La coalición señala que Alemania legalizó en el año 2002 el proxenetismo y la industria del sexo; sin embargo los barrios que albergan esta disposición no podrán acoger a los miles de turistas deportivo/sexuales esperados; por ello se ha levantado todo un complejo de prostíbulos en espera del boom comercial durante la Copa del Mundo.

En una zona cerrada del tamaño de un campo de fútbol se han construido «cabañas del sexo», similares a las cabinas conocidas como «servicios de uso público».

Preservativos, duchas y zonas de aparcamiento están a disposición de los compradores, con especial atención a la protección de su «anonimato».

El abogado de este gran burdel -30 mil metros cuadrados- que se ha construido en Berlín junto al estadio principal, listo para atender a 650 clientes masculinos, declaró que «fútbol y sexo van emparejados».

BLATTER, LA FIFA Y LA CAMPAÑA

Paradójicamente, el presidente de la Federación Internacional de Fútbol (FIFA, en inglés), Joseph Blatter, reconoció «el papel primordial del deporte, especialmente del fútbol, como portador de mensajes nítidos contra las desgracias que asolan a la sociedad del mundo entero».

Sin embargo, ¿cómo va a contribuir la Copa del Mundo de Fútbol a erradicar las plagas de la trata y de la explotación sexual?, cuestionaron las instancias organizadoras de la campaña.

La CATW demanda que los 32 países participantes en la Copa del Mundo de Fútbol que han ratificado las Convenciones y/o los Protocolos contra la prostitución y la trata de personas se opongan a la promoción de la prostitución en Alemania durante la competencia y desvinculen públicamente a sus equipos de esta industria.

También, que los integrantes de los equipos de fútbol hagan pública su oposición a la explotación sexual de las mujeres, y que tanto la FIFA como su presidente cumplan con su responsabilidad social, oponiéndose a la relación que existe entre el fútbol y comercio sexual, y que protesten contra la explotación sexual de las mujeres ante el gobierno alemán y su canciller Angela Merkel, así como ante la Federación Alemana de Fútbol y su presidente, Gerhard Mayer-Volfelder.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.