Mujeres, más propensas a tener cáncer de tiroides

Editorial de Febrero 2006 – por Marli Spieker
1 febrero 2006
Dios ama a los prisioneros
6 febrero 2006

Les afecta si son fumadoras o beben alcohol, dice especialista
Las mujeres mexicanas son más propensas a padecer cáncer de tiroides que los hombres en especial si fuman, beben alcohol o tienen antecedentes familiares, afirmó Martín Granados García, jefe del Departamento de Cabeza y Cuello del Instituto Nacional de Cancerología (Inacan).

La tiroides es una glándula en forma de mariposa que ubicada en la base del cuello, que produce, almacena y libera hormonas que influyen en casi todas las células del cuerpo y ayudan a regular el metabolismo.

El sábado pasado se celebró el Día Internacional de la Lucha contra el Cáncer. En México se registran 90 mil nuevos casos de cáncer cada año. El cáncer de tiroides representa el 1% de las neoplasias malignas en el país.

Martín Granados comentó que existen cuatro tipos de cáncer de tiroides: papilar, folicular, medular y anaplásico. El cáncer de tiroides papilar y folicular son los cánceres tiroideos más frecuentes, constituyendo el 90% de los tumores de la tiroides.

Indicó que el cáncer de tiroides es más común en las mujeres que en los hombres con un diagnóstico de hasta cuatro veces más frecuente y la edad media promedio es de 45 años.

Asimismo, el especialista dijo que las probabilidades de una curación depende del tipo de cáncer de tiroides que tenga, dónde esté localizado (sólo en las tiroides o si se ha propagado), y la edad del paciente entre otros.

El jefe del Departamento de Tumores de Cabeza y Cuello, precisó que el cáncer de tiroides se manifiesta como un bulto o nódulos indoloros en el cuello o con un ganglio inflamado en esa parte del cuerpo, ronquera provocada por la presión del tumor en el nervio laríngeo o dificultades para respirar o tragar.

Una vez detectado un nódulo se debe estudiar si es de tejido activo o no, pues los inactivos o fríos tienen mayor probabilidad de ser cancerosos, y una ecografía permitiría diferenciar también entre un nódulo sólido y uno quístico.

Posteriormente, se debe analizar el producto mediante una biopsia y en caso necesario continuar con una cirugía para extirpar el nódulo, además que en algunos casos se aplica yodo a los pacientes y en 48 o 72 horas regresan a sus actividades normales, expuso.

Dejó en claro que el pronóstico para pacientes con cáncer de tiroides bien diferenciado es bueno. No obstante, reconoció que a pesar de una terapia exitosa es posible que el cáncer vuelva a aparecer, y por ello es importante continuar con los análisis de rutina recomendados por un especialista.

En este sentido, reiteró a la población fumadora y bebedora, que rebasa los 40 años de dad a revisar su cuello y acudir con el especialista en caso de cualquier anormalidad.

Ruth Rodríguez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.