«¿Eres buena trabajadora?»

«El empleador generoso»
13 marzo 2006
¿Se puede prevenir la osteoporosis?
17 marzo 2006

Queremos preguntarte algo: ¿Eres buena trabajadora? Es una pregunta simple pero muy importante.
Quizás primero necesitemos pensar acerca del significado del verbo “trabajar”. Nuestro diccionario me da diferentes significados.
Primero es “el esfuerzo de hacer algo”.
Segundo una “actividad que produce un resultado” y tercero es “tener una ocupación o un trabajo”.
Muchas personas cuando conocen a una mujer o la ven por primera vez le preguntan: ¿trabajas?
Nunca me gustó esa pregunta. ¡Por supuesto que sí!
Todos lo hacemos, ya sea en casa con muchas tareas o en un trabajo pago fuera del hogar.
Por eso cuando hablo con una mujer por primera vez a menudo le pregunto; “¿haces alguna tarea además de las de tu casa?”

Generalmente decimos “el trabajo de una mujer nunca se termina”. Eso es muy cierto. Si eres ama de casa siempre queda algo más por hacer.
Casi cada mujer que sale a trabajar al volver a casa debe seguir haciendo algo más.
Así que nosotras sabemos muy bien lo que significa trabajar, poner mucho esfuerzo y voluntad para lograr los resultados deseados.

Nos gustaría saber cuál es tu actitud mientras realizas las tareas de tu hogar. Es muy fácil sentir que nadie aprecia todo lo que hacemos y el tiempo y el esfuerzo que hemos invertido en lograrlo.

Si te da la sensación como que nadie aprecia lo que haces o te aburre trabajar en tu casa tal vez pudiéramos ayudarte a encontrar maneras de gozar durante tu trabajo.
Si es posible escucha música mientras haces la tarea; eso te animará. Aún puedes cantar mientras escuchas.
¡Es muy difícil estar enojada mientras cantas!

Puedes hacer una lista de tareas para el día, cada una que finalices pásale una raya encima y felicítate por haberla logrado.
Todos necesitamos descansar un momento. Gratifícate con algo que te gusta y te satisface entre las tareas terminadas y antes de seguir con alguna otra. Si tienes una actitud positiva hacia el trabajo en el hogar, tu familia lo notará y puede ser que hasta muestren más aprecio por lo que haces por ellos.

En la palabra de Dios la Biblia, hay unas palabras que nos dicen cómo deberíamos trabajar. (Col. 3:23) Dicen así: “Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón (con alegría y buena voluntad); como para el Señor y no para los hombres.” Aún podrías orar a Dios mientras trabajas y pedirle que te ayude a gozar de la tarea que tienes que hacer cada día.

Analicemos por un momento el trabajo que muchas de nosotras hacemos fuera de casa.
Y sabemos bien que las mujeres hacemos de las más variadas tareas, algunas muy pesadas otras no tanto. Podemos verlas desarrollando tareas en las fábricas, en las oficinas, en el ejército, en la policía, como conductores de vehículos públicos, profesionales, maestras y un sin fin de tareas.
Donde sea que trabajes y lo que hagas, los principios son los mismos. Deberíamos hacerlo con empeño y agrado para lograr lo mejor.

Las personas se hacen muchas preguntas acerca del trabajo: ¿En qué y dónde puedo trabajar? ¿Por qué debo trabajar? ¿Cuál es el significado del trabajo? ¿Mi trabajo encuadra en los valores y convicciones que yo tengo de la vida? Quizás nunca te hiciste estas preguntas; sólo piensas… debo trabajar para proveer comida y ropa a mi familia. Puede ser que no puedas elegir en absoluto. No importa cual sea nuestra situación laboral hay ciertos principios básicos que debemos aplicar a la hora de realizar un trabajo:

Lo primero que debes preguntarte es: “¿Soy una trabajadora responsable?” Eso significa: ¿hago mi tarea con empeño? ¿Soy responsable por los resultados obtenidos o culpo a otros por cosas que hayan salido mal?

En segundo lugar: ¿Me relaciono bien con mis compañeros de trabajo? Es decir ¿me comunico correctamente y soy comprensible hacia los demás?
¿Muestro buenos modales? ¿Ayudo donde sea necesario? ¿Me dejo guiar y aconsejar por los que saben hacerlo mejor?

Tercero: ¿Tengo iniciativa en mi trabajo? Eso quiere decir que hago lo mejor y lo más adecuado. ¿Tengo una buena actitud y pongo todo el esfuerzo para lograrlo?

Y la última pregunta: “¿Soy digna de confianza?”. Esto quiere decir ¿Soy honesta?
¿Llego a tiempo? ¿Trabajo bien aún cuando mi jefe no me está mirando, o está lejos?
La confianza es una de las cualidades más deseables que los empleadores esperan de sus empleados. ¿Esto te describe a ti y a mí? Espero que sí.

Dios nos dice en la Biblia (Eclesiastés 5: 18-20) “Es bueno para la gente gozar de su trabajo… cualquier cosa que hagan bajo el sol – y mientras Dios les permita vivir. Y es bueno gozar… del trabajo y aceptar el tiempo de vida, que es un regalo de Dios. La gente que hace así, raramente mira con pena el pasado, porque Dios les ha dado razones para disfrutar”.
Que Dios te bendiga al hacer correctamente el trabajo que se te ha encomendado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.