La sociedad rural de Malawi opina que

«La población rural masculina en el sur de Malawi está convencida de que ser VIH positivo aporta una buena imagen a su masculinidad y destreza sexual», según revela un nuevo informe. Mientras muchos hombres de Malawi mostraron estar bien informados sobre el VIH/SIDA, parte de ellos alardea por tener el virus, como prueba de su potencia sexual.

Así ha quedado documentado en un estudio realizado por Amy Kaler, socióloga en la universidad de Alberta, Canadá. Según el informe: «conversaciones grabadas, o pasivas referencias al SIDA entre los encuestados, demuestran que no solamente ellos [los hombres] asocian la masculinidad al VIH, pero incluso un hombre corrige a otro al decir que él se había acostado con todas las chicas deseables en una aldea concreta, y sería esta la única causa de un brote de SIDA allí».

Se mantuvo una charla con varias personas, elegidas al azar, en tres ciudades de Malawi – Lilongwe, Blantyre y Chikwawa – para descubrir la supuesta legitimidad de esta extendida creencia. La pregunta realizada por ´The Chronicle´ era: «¿Piensa que ser VIH positivo da buena impresión sobre la masculinidad de un hombre?» Se preguntó tanto a hombres como a mujeres.

Josiah Phiri, en Lilongwe, capital de Malawi, declara que no es verdad que tener SIDA sea una muestra de masculinidad. «Uno se contagia de la enfermedad si se acuesta con alguien infectado». Reconoce que el SIDA es una enfermedad seria de que uno no puede presumir de tener. «Si uno contrae la enfermedad, sólo puede esperar a la muerte sin conocer el tiempo de espera».

Eric Tembo, en Lilongwe, opina que si una persona viene con el argumento de que tener el virus es un símbolo de potencia sexual, esa persona no es normal. «El SIDA es una enfermedad asesina. No hay nadie que puede celebrar tener la enfermedad». Tembo añadió que algunos hombres contraen la enfermedad sin saberlo y no pueden por ello decir más tarde que se produjo como resultado de su potencia sexual. Todo el que se felicite de tener el virus es ´ totalmente estúpido´, concluye.

Joseph Bokosi, en la capital de Malawi, dice que algunos hombres piensan que no pueden contraer el virus que causa el SIDA y mantienen relaciones sexuales con tantas personas como pueden. «Sí, algunos hombres se jactan de hecho de tener el virus, ya que ellos ´se han ocupado´ de muchas muchachas y se sienten orgullosos de ello. Algunos incluso llegan hasta el punto de alegrarse por tener el virus y piensan disponen de libertad para trasmitirlo a quien deseen», dijo.

Mary Magombo, cristiana, declara que cualquier persona que crea que contraer el virus confirma su masculinidad debería buscar apoyo en Jesucristo. Ella dice que Cristo es la única vía para evitar contraer el virus. «Solamente he oído que algunos hombres se felicitan por tener el virus», asegura.

Jon, residente en un suburbio densamente poblado de Blantyre, dice que mucha gente ha muerto en el área durante los últimos años. «Es porque no toman en serio lo que oyen sobre el SIDA». Muy serio, añade que «cuando alguien que ha estado enfermo durante mucho tiempo muere, sabemos porqué han muerto pero nadie se puede imaginar cuanta gente ha mantenido relaciones con esa persona».

Comenta, además, que muy a menudo los hombres continúan manteniendo relaciones sexuales con las mujeres que han estado relacionadas con la persona fallecida. «Parece la gente no está creyendo lo que se dice sobre el SIDA».

Grace, que vive cerca, dice los hombres se encuentran otra novia cuando su compañera muere. «De hecho, si pueden tener varias chicas al mismo tiempo se consideran afortunados porque no ninguna de ellas les va a controlar».

Si tiene varias amantes, comenta Grace, el hombre piensa que él es popular y que tiene dinero. Grace explica que es el asunto financiero por el que una mujer mantiene relaciones sexuales con un hombre del que ella sabe que puede estar infectado, y los hombres continúan teniendo sexo incluso cuando saben que están infectados porque les agrada tener el control y demostrar que pueden hacer lo que quieren.

Durante una charla con algunos hombres que bajo la sombra de un árbol beben Chibuku (cerveza tradicional), en la ciudad sureña de Chikwawa, un hombre que se mantiene escéptico ante estas afirmaciones declara que este podría haber sido el caso hace muchos años. «En aquella época cuando no aceptábamos que existía esta enfermedad, los hombres lo podrían pensar así, pero ahora que estamos viendo los efectos de la enfermedad y lo que está haciendo en nuestras aldeas, no podemos jugar con el VIH/SIDA».

Otro declara que hay muchas cosas que suceden en la aldea, que ahora han parado debido al miedo de contraer el virus. «Tenemos información de la radio y de los hospitales que visitamos donde nos hablan sobre cómo se extiende el SIDA, así que intentamos evitar aquellas prácticas que nos exponen al virus», añade. «Algunas cosas son muy difíciles de cambiar pero somos estúpidos si no cambiamos porque el SIDA nos destruirá a todos».

Respecto a la pregunta de si alguno de ellos piensa que ser VIH positivo demuestra masculinidad, el más mayor del grupo responde sonriendo: «Cuando era un joven, tener sexo con muchas mujeres era considerado algo bueno. Significaba que eras lindo y que podías satisfacer a una mujer sexualmente, que las mujeres aceptarían tener sexo contigo en cualquier momento». Todavía riendo, continúa: «estas mujeres hablan entre ellas y si no puedes tener sexo, no se irán contigo». Opina que aunque éste era el caso hace más de 10 años, los hombres ahora conocen más sobre los peligros de contraer el VIH/SIDA.

En una discusión entre hombres se afirmaba que la información sobre VIH/SIDA está disponible, el único problema es que los mensajes no se pueden tomar en serio. A menudo consideran que contraer el VIH/SIDA les sucederá a algunos y a otros no.

Hetherwick Ntaba, ministro de Sanidad de Malawi, declaró a ´The Chronicle´ que es irresponsable que cualquier persona haga una declaración así. «No creo que una persona en su correcto juicio pueda decir que el VIH es una muestra de su masculinidad, no con toda la información que está disponible y se está distribuyendo», dijo.

Sin embargo, la autora del estudio subraya que dado que los hombres en muchas partes del mundo enfatizan la actividad sexual y los riesgos que toman, en sus conversaciones diarias, es muy dudoso que las actitudes de los hombres de Malawi sean únicas.

Por Pushpa Jamieson

© afrol News / The Chronicle

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.