«La tortuga y la niña»

Una pequeña niña que vivía en la ciudad, en una ocasión viajó para visitar a sus tíos en el campo. Su tío se sentía feliz de llevarla a recorrer su campo y disfrutaban juntos de cuanto animalito veían a su paso. Un día al caminar por uno de esos senderos ella encontró una tortuga. Cuando se aproximó al animalito, la tortuga rápidamente se encerró en su caparazón. La niña muy curiosa trató de hacerla salir pinchándola con un pequeño palo.
Su tío le dijo: «¡No, no!» «¡esa no es la manera!», «te enseñaré lo que debes hacer».
Tomó al animalito y junto con la niña regresaron al hogar.
La colocó cerca de la estufa de leña. Cuando la tortuga comenzó a sentir el calor del fuego encendido sacó su cabeza y sus patitas y lentamente caminó hacia la niña.
«La gente es como la tortuga» le dijo el tío.
Si tú fuerzas a una persona a que haga algo generalmente se encerrará en si misma. Pero si la rodeas con cariño será más abierta y dispuesta a brindarse».
¿Si pudieras escoger algo importante para añadir a tu vida que sería? ¿Conocimiento? ¿Fama, riqueza o escogerías la bondad?
Piénsalo, la bondad es una cualidad maravillosa, y cuanta falta hace a nuestro alrededor.
¿Estás dispuesta a compartirla?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.