¿Quién necesita a los hombres?

Pedro nos relató lo siguiente: “Yo estoy contento de escuchar su programa de Mujeres de Esperanza aunque soy un hombre y ustedes hablan para las mujeres. Pienso que es bueno que tengan un programa para las damas como es bueno para los hombres reunirse de vez en cuando y compartir. Pero nuestros caminos se cruzan muchísimas veces. Las familias están formadas tanto por hombres como por mujeres y nos necesitamos unos a otros. Dios hizo a los hombres y a las mujeres para que se complementaran los unos a los otros. Él nos dio diferentes cualidades que puestas juntas en el matrimonio realmente enriquece a ambos, a el hombre y a la mujer.

Dios dice en su palabra la Biblia “no es bueno que el hombre esté solo, por tanto le haré una compañera que lo ayude…” (Gen. 2:18).
Cuando el primer hombre vio a la mujer que Dios hizo exclamó: “¡Qué bueno! ¡Ella es una parte de mi propia carne y de mis huesos!”
Será llamada “mujer” porque fue creada del hombre (Gen. 2:23).
Pedro sigue diciendo:
“Hace dos años, Dios, me dio una esposa y yo la amo mucho. Cuando Dios permitió que nuestros caminos se cruzaran, dije lo mismo que el primer hombre: “¡qué bueno! ¡Aquí hay una mujer que yo puedo amar!” Ella es una buena compañía para mí. Tengo muchas cosas que deseo compartir con ella. Quiero proveer para su vida y darle muchas alegrías. Me puse muy feliz cuando Lucy aceptó mi amor y yo el de ella. Oramos juntos a Dios queriendo saber si Él aprobaba nuestra relación; entendimos que sí y entonces nos casamos.

Luego de nuestra boda al tiempo noté que algo andaba mal.
Cuando discutíamos por simples problemas ella comenzaba a llorar. Yo sólo quería hablarle de cosas que a mi me molestaban y tratar de superar esas cosas pero ella tenía dificultad para hablar acerca de los problemas. A veces los conflictos se tornaban más intensos dependiendo del tema que hablábamos. Tener conflictos en el matrimonio es algo normal. Cuando dos personas se unen como un esposo y una esposa, a menudo habrá diferentes opiniones y habrá diferentes reacciones a las situaciones. Cuando algo me hiere a mi me quedo enojado por un momento. Pero Lucy no entiende esto y piensa que yo me voy a enojar y se aleja. ¿Me pregunto por qué ella actúa así?

Durante estos dos años de casados Lucy y yo hemos dialogado mucho y hemos tenido sinceras conversaciones.
Ella me ha dicho que ha veces me tiene miedo incluso miedo a que llegue a golpearla. Eso me dejó triste porque nunca sería capaz de lastimarla. Yo la amo mucho y respeto a las mujeres y aún así ella pensó que quería lastimarla.

Cuando conocí a su familia, sus padres al principio parecían buenas personas pero luego descubrí algunas cosas importantes.
El papá de Lucy a veces se enoja y maldice a los miembros de su familia. En su enojo no controla su lengua y dice cosas que hieren mucho. Tampoco controla sus acciones.
Él ha maltratado a Lucy y a su hermano físicamente y con palabras hirientes. Es un hombre violento y prepotente.
Entonces comencé a comprender porque Lucy tiene problemas de confiar en mí.
Yo soy un hombre. Cuando los hombres que se supone tienen que amar y proteger a las mujeres y a las niñas, abusan de ellas, pueden llegar a sentirse muy lastimadas. A veces quedan tan lastimadas que necesitan tratamiento médico y psicológico.

Lucy decidió continuar con sus estudios ahora y sus compañeras son mujeres jóvenes. Al conocerlas vio que algunas de ellas también fueron maltratadas por sus padres o abusadas por algún hombre.
Algunas de ellas han quedado tan heridas que no quieren ni pensar en casarse ni llegar a ser madres y por eso se han involucrado en relaciones que no necesitan a los hombres. Lucy también decía eso pero en lo profundo de su corazón ella sabía que un día se casaría”.

Después de conocer acerca del pasado de Lucy es fácil entender porqué le costaba confiar en Pedro. Pero él la ama y quiere ayudarla a que confíe en él.

Un hombre que se casa y abusa de su esposa tiene una gran responsabilidad. Las cosas que escuchó Lucy en la escuela eran cosas equivocadas.
La manera que la trató su padre fue un error también. Le tomará un tiempo para sanar y confiar plenamente en su esposo.
La confianza crece con el tiempo.
Dios da a los esposos una buena guía de cómo tratar a sus esposas. Dios dice: “Esposos, amen a sus esposas de la misma manera que Jesús ama a la Iglesia. Él dio su vida por ella para hacerla Santa y Pura… del mismo modo los esposos deben amar a sus esposas como aman a sus propios cuerpos.”

Pedro nos decía:
Realmente un hombre se ama a sí mismo cuando ama a su esposa porque la Biblia nos enseña “Nadie odia a su propio cuerpo sino que lo cuida amorosamente así como Cristo cuida de su cuerpo que es la Iglesia” (Ef. 5:25, 26, 28, 29)
El esposo de una mujer que ha sido abusada puede hacer una gran diferencia en su vida hablándole cariñosamente con palabras agradables.
El esposo debe asegurarle que la ama, y expresarlo con cariñosos abrazos. Las palabras ásperas solo traerán a la mente recuerdos del pasado y mucho temor a que las situaciones se vuelvan a repetir.

Las mujeres que han sido abusadas o lo son actualmente también tienen sus responsabilidades.
Ellas deben darse cuenta que sus esposos no son perfectos y que no harán todo correctamente. Lucy la esposa de Pedro debido a su pasado violento a veces pensaba que su esposo abusaría de ella, aunque él es incapaz de hacer algo así. Ella necesita aprender a confiar, controlar sus pensamientos y no estar siempre pendiente que su esposo podría golpearla o algo así.

Pedro nos ha dicho: “Lucy y yo hemos hablado mucho acerca de todo eso. Cuando hablamos y dialogamos nos vamos conociendo y entendiendo cada vez más. Ella sabe ahora que yo no quiero lastimarla y yo sé como se siente ella. Juntos oramos a Dios y le pedimos su guía y ayuda para que nuestro matrimonio funcione bien y seamos felices como ambos lo deseamos. Como hombre creo firmemente que las mujeres son un regalo de Dios a la humanidad. Como dice la Biblia son frágiles y necesitan que nosotros los hombres las amemos y cuidemos como ellas se lo merecen y de la manera que quiere para la familia.
Todo hombre que lastima a su familia por ser abusivo y duro no es un hombre sabio en absoluto.
Él necesita aprender y crecer para cambiar de actitud y comportamiento antes que los daños que cause sean permanentes y su familia le pierda el respeto y la confianza.”

1 Comentario

  1. Anónimo dice:

    pedro me paswa lo mismo pero la diferencia esw que estamos ya separados haora la soledad me lleva a tomar otro rumbo me siento vacio trato de hacer actos de confianza haora ella es agresiva losamoquiro recuperar este hogar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.