Alimentación sana

Dando nuestros corazones a Dios
28 agosto 2006
«Pedazos rotos»
4 septiembre 2006

¿Qué es lo primero que te viene a la mente cuando digo la palabra comida?
Puede ser que algunas piensen en el arroz, otras en el maíz, en el pan otras puede ser que piensen en el pollo o en el pescado. Hay diferentes tipos de comidas que tienen diferentes pero importantes propósitos para nuestros cuerpos. Los alimentos ayudan para que nuestros cuerpos se desarrollen y crezcan.
Por unos pocos minutos hoy, pensemos sobre nuestros cuerpos como una casa.

¿Recuerdas haber observado alguna vez la construcción de una casa? Primero se limpia y se despeja un lugar, luego se preparan los cimientos o las bases. Piensa en todos los materiales que se han reunido para construir esa casa. Luego de tener todo lo necesario los albañiles comenzaron a construir. Les llevó mucho tiempo y esfuerzo. Finalmente la obra quedó terminada. De vez en cuando las cosas deben ser reparadas en nuestros hogares. Si nuestra casa fue firmemente construida podrá permanecer en pie cuando lleguen las tormentas.

Debido a un fuerte huracán que azotó a una de nuestras ciudades, observamos como algunas casas a pesar de todo no fueron dañadas por la tormenta gracias a lo bien construidas que están. Lamentablemente muchas fueron derribadas. Por supuesto, algunas fueron golpeadas por vientos más fuertes que otras y nosotras nunca sabemos que tormentas podrán venirnos.

Pensemos en nuestros cuerpos como en una casa, las tormentas de nuestra vida podrán ser las enfermedades, angustias y otras presiones que nos llegan a diario. Las enfrentaremos mejor si somos conscientes que pueden venir en cualquier momento. Hablaremos hoy para la mujer en su rol de madre. Si tu eres una madre estoy segura que quieres lo mejor para tus hijos. El cimiento que preparamos para nuestros hijos debe comenzar cuando ellos aún están en el interior de nuestro cuerpo.

De la manera que una mujer embarazada se alimenta y cuida de si misma, mientras el bebe está siendo formado en su cuerpo, afecta la formación del bebé. Algunos alimentos contienen proteínas que es el material para construir nuestro cuerpo. Los dientes, los músculos, los huesos, el cabello y la piel están hechos de proteína. Así que pensemos de la proteína como el ladrillo, las maderas, el hierro o cualquier otro material con el cual una casa está construida. Las mujeres embarazadas tienen un bebe creciendo dentro de ellas, que se compone de: dientes, músculos, cabello, piel y es por eso que ellas necesitan comer suficiente proteína para que éstas partes sean bien formadas. Pollo, carne, pescado, judías o habas, nueces, granos, huevos y leche, todos estos productos nos proveen de proteínas.

Una vez que el bebe ha nacido, es muy importante alimentarlo con la leche materna que le provee todo lo necesario para un buen comienzo. La leche de la mamá provee al bebe con proteínas, que lo nutre bien y lo protege contra muchas enfermedades. En efecto, la leche maternal provee todo lo que el bebe necesita para crecer desde su nacimiento y hasta los primeros seis u ocho meses. A esta altura de su vida el bebe comienza a recibir otros alimentos que son añadidos a su dieta además de continuar con la leche de su mamá. La sana alimentación durante el embarazo y la infancia le da una buena base a nuestros cuerpos para un crecimiento normal.

Si tienes preguntas o inquietudes escríbenos a Mujeres de Esperanza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.