Higiene y buena salud

Generalmente somos más felices y productivas cuando tenemos buena salud. Sin embargo hay mucha gente sufriendo innecesariamente de enfermedades que podrían haber sido evitadas o fácilmente corregidas. Como madres o miembros de una familia tenemos la responsabilidad por la salud de nuestros hijos y seres queridos. Hay mucho que podemos hacer para prevenir las enfermedades en la casa manteniendo prácticas saludables. Es lo que llamamos higiene.

Es lo que consideramos como una particular referencia a la limpieza, porque la limpieza mata gérmenes. Los gérmenes son tan pequeños que nuestros ojos no pueden verlos, pero si se introducen en nuestros cuerpos, podemos enfermarnos. Los gérmenes pueden causarnos serias y a veces mortales enfermedades tales como neumonía, cólera, malaria, diarrea, tétanos y polio. Típicamente viven en lugares que no están limpios, en el desperdicio humano y animal, en la basura, en los gabinetes higiénicos, en los toilets y en lugares donde hay moscas, roedores, cucarachas y otros insectos o animales.

Así que si queremos lograr estar y permanecer sanos, necesitamos practicar una buena higiene.
Lavar es la manera más común de lograr que las cosas estén limpias. Puedes lavar con jabón o detergente u otros limpiadores que encuentres en los mercados donde acostumbras comprar.
Estos removedores de suciedades te ayudarán a quitar los aceites, el polvo y otras manchas.
Una de las maneras más efectivas en que podemos prevenir o evitar que las enfermedades se expandan es lavándonos las manos con frecuencia e hirviendo el agua antes de usarla si no es potable.

También es importante practicar una buena higiene corporal, por ejemplo:
• Si es posible, es una buena idea lavar tu cabello con frecuencia o cada día.
• Es necesario bañarnos o ducharnos cada día, ya que el cuerpo transpira para regular la temperatura corporal y eso está bien. Sin embargo cuando se mezcla con una bacteria en la piel, desarrolla un desagradable olor a transpiración. Algo que ayuda es usar un desodorante luego de la ducha.

Lavar tus manos y tu rostro con frecuencia y en especial antes de preparar y comer los alimentos o antes de alimentar a tu bebé también previene que los gérmenes no se expandan. Y es extremadamente importante lavarnos las manos después de usar el baño para evitar que se expandan muchas enfermedades serias.
Cuidar nuestros dientes, cepillándolos desde una hasta tres veces al día, es decir, después de cada comida.
Lo mejor es cepillarnos, para quitar todo el resto de comida para mantener la salud de los dientes y de la boca.

Y no olvidarnos de mantener limpia nuestra ropa y toda el área donde vivimos y nos movemos cada día. Además de ser bonito ayuda a mantener la buena salud.

En la mayoría de los hogares las mamás son las que preparan los alimentos para la familia, como así también realizan otras responsabilidades del hogar. Y no hay nada como alimentar una familia hambrienta. Pero a pesar de la presión de tener los alimentos a tiempo, debemos aún tomar toda precaución cuando estamos preparando la comida para librarnos de los gérmenes.
He aquí algunos consejos a tener en cuenta.

• El agua para beber debe ser lo más limpia posible. A veces es necesario hervirla y enfriarla para tenerla pronta para usar.
• Lava tus manos después de tocar comidas crudas al estar preparándolas.
• Mantén los animales, los insectos, las moscas lejos de la comida y del agua que vas a beber.
• Lava las frutas y los vegetales en agua limpia.
• No uses los mismos utensilios para preparar diferentes comidas.
• Hasta donde sea posible mantén los alimentos en el refrigerador o sobre el hielo.
• Guarda los alimentos en potes con tapa para evitar la contaminación con gérmenes.
• Lava los platos y cubiertos en agua limpia con jabón después de cada uso. Enjuágalos y escúrrelos en un lugar limpio.

Debemos estar seguras que nuestra casa es un lugar acogedor por su limpieza.
• Cuando tienes mascotas alrededor de tu casa que los desperdicios del animal sean quitados del área cercana y del jardín o patio.
• Saca las bolsas con basura todos los días y si no tienes contenedores o recolectores cerca deberías enterrarlos o quemarlos para evitar las moscas e insectos que llevarán los gérmenes de un lugar a otro.
Estas son sólo unas pocas sugerencias para ayudarte a mejorar tu salud y la de tu familia.
Sabemos que las cosas se volverán a ensuciar cada vez, pero para lograr resultados saludables necesitamos acostumbrarnos a practicar buenos hábitos de higiene en general.
Cuanto más lo hagamos más fácil se tornará. Nosotras las mamás y los papás también debemos enseñar a nuestros hijos a practicar hábitos saludables lo más tempranamente posible. Dios quiere que estemos fuertes y sanos y quiere que usemos nuestra inteligencia y sabiduría para lograr lo mejor.

Un buen hábito es escribir algunas reglas en especial para los niños para que las cumplan cada día al levantarse, al jugar, al estudiar y al ir a dormir.

1 Comentario

  1. la higiene es muy importante para nosotros nos sirve de algo para que todos esten limpios y sanos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.