«Vive victoriosamente»

Te vuelves impaciente con tu propia vida tratando de dominar un hábito o controlar un pecado. Y en tu frustración te preguntas dónde está el poder de Dios. ¡SE PACIENTE! Dios está usando las dificultades de hoy para fortalecerte para mañana. ¡Te está equipando! El Dios que permite que algo crezca ayudará a que de fruto.

Descansa en el hecho que Dios vive en ti. Piensa en el poder que te da la vida. La realidad de que Dios mora en ti puede cambiar los lugares a donde quieras ir o las cosas que hoy quieras hacer.

Haz lo que sea correcto en medio de cualquier problema o dilema que encares. Puede ser que nadie más esté haciendo lo que es correcto, pero tú hazlo. ¡SE HONESTA! ¡Permanece firme!. Dios hace lo que es correcto. El te salva con su gracia y te capacita para vivir victoriosamente.

Quiero compartir el testimonio de una mujer que vivió victoriosamente, se trata de la vida de Corrie Ten Boom.

Corrie ten Boom vivía pacífica y felizmente con su padre y hermana en Haarlem, Holanda, cuando comenzó la Segunda Guerra Mundial. Pronto los tres comenzaron a proveer a los judíos perseguidos de lugares donde esconderse. Como consecuencia, Corrie y su hermana estuvieron bastantes meses internadas en un campo de concentración. Allí estuvieron sujetas a toda clase de privaciones, humillaciones y malos tratos. Muchos más fuertes que ellas sucumbieron. Pero ella sobrevivió en unas condiciones tan terribles porque estaba llena de esperanza, fe y optimismo.

Al ser librada, empezó a viajar para contarle al mundo entero acerca de la realidad de Cristo Jesús. Corrie confiesa que cuando tenemos una razón espiritual para vivir, podemos soportar toda clase de dificultades en la vida. La fe y la esperanza pueden darnos fuerzas capaces de superar toda clase de experiencia por terrible y dolorosa que sea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.