La amistad de Dios

«Compañero de viaje»
30 octubre 2007
¿Qué es la amistad?
30 octubre 2007

Hoy quiero presentarte a un amigo muy especial. La amistad es una cosa maravillosa. Necesitamos tener amigos, ¿no es así? La vida de una mujer es tan agitada y ocupada, que es reconfortante para nuestra alma tener una persona con quien podamos hablar. Una verdadera amiga es alguien con quien podemos ser honestas, si hablamos acerca de nuestras luchas y temores. Y cuando hablamos de nuestras esperanzas y sueños, el que es amigo no se burla.

Nos anima y nos toma en serio. Hay muchas diferentes clases de amigos. Algunas personas son amigos casuales. Conversamos y pasamos tiempo con ellos, pero no le confiamos nuestros secretos. Tal vez tu madre o hermana o algún otro miembro de la familia, sea tu amiga o amigo. Te alegras mucho estando con esta persona. ¿No es así?. Puede haber alguien muy especial en tu vida a quien amas y confías completamente. O puede ser que tengas una amiga que te ha herido y ya no puedes confiar en ella.

Recuerdo a una querida amiga. Ella fue muy especial para mi. Cuando me sentía triste ella me acompañaba en mi tristeza. Pacientemente escuchaba mis problemas y me animaba a no darme por vencida. Cuando me sentía tan cansada de hacer todo lo que una esposa y madre debe hacer, ella me hacía reír y me ayudaba a estar distendida. A veces si tenía momentos difíciles en mi vida, me daba un abrazo grande y me invitaba a tomar una taza de té, conversábamos y luego estaba pronta para seguir adelante con nuevos ánimos. Nos sentíamos felices de estar juntas. Cuando estuve muy enferma y me sometieron a una cirugía, ella traía comida para mi y mi familia. Hubo veces en que me sentía atribulada por cosas de la vida y ella me animaba y me sostenía con sus oraciones delante de Dios cada día.

Hace dos años mi amiga se mudó a otra ciudad bastante lejos de aquí. Recuerdo que estuvimos muy triste y llorando juntas el día de la despedida. Ya no nos veríamos seguido como acostumbrábamos hacerlo. Aunque hice nuevas amigas, ella ha sido muy especial para mi. Nos extrañamos aún y a veces nos comunicamos por teléfono. Nos reímos, lloramos y nos animamos una a la otra aunque sea por teléfono. ¡Que amiga ha sido esta tan especial!.

¿Sabes tu lo que significa tener una buena amiga?. Quizás seas tan afortunada como yo de tener una amiga como la que te conté. Puede ser que no. Quiero presentarte hoy a alguien que será tu amigo por siempre. Este amigo es Jesús; Jesús el Hijo de Dios. Dios sabe que necesitamos un amigo. Hace muchos años, Dios envió a su Hijo a la tierra como un hombre. Los que le rodeaban podían verle y tocarle. Necesitamos un amigo como Jesús porque estamos separadas de Dios.

Para gozar del amor de Dios y su constante presencia en nuestras vidas, necesitamos ser hechas una nueva persona. Así que Dios envió a Su Hijo, quien pagó por nuestros pecados y murió por nosotros. El nos enseñó como vivir y como amar. Cuando El murió en la cruz, al derramar su sangre hizo posible que fuésemos aceptados a los ojos de Dios. Nos dice la Biblia que tres días después Jesús resucitó y ascendió a los cielos para estar con su Padre Dios y continúa siendo nuestro amigo por siempre.

El quiere ser tu mejor amigo. Te escuchará en todo tiempo. Te animará y te confortará. Será un amigo verdadero. Aún mejor, El nunca se mudará o se irá lejos de ti como mi amiga tuvo que hacerlo. El está con nosotras todo el tiempo. Cuando le aceptamos, cuando nos arrepentimos de nuestros pecados y le damos nuestros corazones y nuestra vida a El, viene y vive en nosotras. La Biblia dice que Dios es nuestro consolador, que siempre está cerca para protegernos, que nos da alegría y que no nos abandona. Mira lo que Dios dice en Isaías 49:15: “¿Se olvidará la mujer de lo que dio a luz, para dejar de compadecerse del hijo de su vientre?. Aunque ella se olvide, yo nunca me olvidaré de ti. He aquí en las palmas de las manos te tengo esculpida”.

Hay una antigua canción cristiana que habla de Jesús como nuestro amigo. Fue escrita en 1857 pero las palabras son tan adecuadas para el día de hoy porque Jesús es el mismo hoy, ayer y por los siglos. El título de ésta canción es “Oh que amigo nos es Cristo”. Nos habla del privilegio de tener a Jesús como amigo, porque podemos llevarle todas nuestras pruebas a El. Cuando nos sentimos débiles o desanimadas, El será nuestro refugio. La canción nos dice que no hay otro amigo tan fiel como Jesús y finaliza diciendo que Jesús es nuestro escudo y siempre nos protegerá.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.