Editorial Noviembre 2007

¿Qué es la amistad?
30 octubre 2007
Dieta baja en grasa reduce riesgo de cáncer de ovario
1 noviembre 2007

Querida amiga e intercesora:
Muchos países han fijado un Día de Acción de Gracias. La primera vez que presencié a una nación entera detenerse para simplemente dar las gracias, recuerdo que pensé: “¡Esto está muy bien!” “Es bien bíblico.” Pensé en el Salmo 50: 14-15 “Sacrifica a Dios alabanza, y paga tus votos al Altísimo; e invócame en el día de la angustia; te libraré y tú me honrarás.” Recordé también el consejo del Apóstol Pablo a las iglesias: “Sean agradecidos” y “Den gracias en todo.”

Nota que nosotros debemos dar gracias en todo, y no por todo – ¡a pesar de cada cosa a nuestro alrededor, demos gracias!

¡Este mes tenemos mucho por lo cual estar agradecidas! El Proyecto Ana celebra su décimo aniversario – 10 años de milagros, sacrificios y votos mantenidos. Diez años de reclamar a Dios en tantos “un día de pruebas,” y una década de gozo, viendo la gracia de Dios liberando mujeres en todas partes. El ha honrado nuestra fe mientras hemos levantado nuestras voces por los sin voz ¡Es asombroso ver lo que El ha hecho en respuesta a nuestras oraciones colectivas!

Continuemos llenando el lugar del trono de los cielos con alabanzas por los 10 años, nuestros corazones llenos de asombro, y el “sacrificio de alabanza” por los 10 años de milagros en las vidas de las mujeres – desde los campos de arroz de Vietnam hasta las montañas del Ecuador; desde los barrios bajos de Brasil e India hasta las corporaciones de Europa y Norte América. Agradezcamos a Dios por las leyes que protegen a estos miembros vulnerables de la sociedad. Hagamos presión con nuestro “trabajo de oración” con gratitud y renovada fe por Jesús para que entre a los corazones y a los hogares de este mundo herido.

Hagamos del 10º. Aniversario de Proyecto Ana una renovación de nuestro voto para usar nuestras voces, influencia, recursos, tiempo y esfuerzos por Su servicio a mujeres en gran necesidad de esperanza.

En una nota más personal, les agradezco por orar por mi y mi familia. Estoy segura que si no fuera por vuestras fieles oraciones durante algunos duros tiempos en estos pocos años atrás, no les podría estar escribiendo esta carta hoy.

Gracias a Dios por Su fidelidad y la de ustedes

Marli Spieker
Fundadora, Defensora
Proyecto Ana
Filipenses 1:3

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.