Libre de amargura

Dando a Dios nuestras amarguras
27 diciembre 2007
«Cuando vine a Cristo»
11 marzo 2008

¿Qué es la amargura? La amargura es como la raíz de un árbol. Está pero no se ve porque es algo que está debajo, es decir fuera de la vista, pero hay evidencias de su presencia. Aún cuando se corta un árbol, la raíz puede fortalecerse y volver a crecer con fuerza, soltando ramas robustas. Como las raíces del árbol así son las raíces de amargura, afloran en algún momento causando problemas y daños.

La amargura puede extenderse a través de un grupo de personas como el fuego en el bosque.¿CÓMO? Cuando alguien dice cosas que no era necesario que las dijera. Me refiero a los chismes que pueden causar amargura en quien los escucha.

Y desgraciadamente eso te lleva a enfermarte físicamente, porque si la guardas en tu interior por mucho tiempo y no le dices a nadie lo que estás escondiendo, lentamente corroe tu alma hasta que algún síntoma de enfermedad física emerge. Las personas no saben cómo achicar la amargura, todo lo contrario, el amargado se pone más amargo con los años. Simplemente va de mal en peor y no siempre es fácil detectarla en ti misma.
La persona enferma de amargura recuerda hasta los detalles de lo sucedido. Puede ser que olvides conversaciones que tuviste con alguien, pero cuando se trata de la amargura aunque el tiempo haya pasado de seguro recordarás hasta los mínimos detalles, palabras, expresiones y en qué tono fueron dichas. Eso te debe servir como un llamado de atención de que realmente tu problema es que estás amargada. Las raíces de amargura están allí muy dentro y están con vida prontas y esperando que se den las condiciones para aflorar nuevamente.

La pregunta es: ¿Por qué no te liberas de la amargura? Primero que nada debes darte cuenta que estás anidando ese sentimiento. Examínate sinceramente y reconoce que la amargura de tu alma puede estar enterrada bajo otros muchos sentimientos. Las personas acostumbramos a vivir aparentando, a vivir hipócritamente, escondiendo diferentes sentimientos. La Biblia dice “el que encubre su pecado no prosperará”, eso quiere decir que vives estancada no das un paso para adelante. La amargura es sencillamente eso, resentimiento que se ha mantenido tapado por demasiado tiempo y que ha llegado a ponerse rancio y corrompido. Cuanto más tiempo pasa peor es

¿Cómo puedes saber que alguien está amargado? Lo notas en su mirada y en las líneas de su cara. Puedes verlo en su boca, en su sonrisa, si es que aún sonríe.
Puedes notarlo en el tono de su voz y cuando asegura que no lo está. La persona amargada no puede reconocer que ella eligió estarlo. A veces cree que el problema es sólo de ella, pero una persona amargada le complica la vida a sus amigos, familiares, compañeros de trabajo, es decir, trastorna el ambiente y el clima donde se mueve.

Como podemos ver es un problema grave y vale la pena resolverlo lo antes posible… Debemos decidir que queremos salir de esto. Que tenemos en nuestros corazones un sentimiento de amargura.
Debemos decidir el perdonar a las personas que nos han hecho enojar, y no tan sólo una vez sino todas las veces que sea necesario. Cuando perdonamos, con eso no queremos decir que ellos están en lo correcto pero eso significa que nosotras nos vamos a sentir libres. Libres para llenarnos de paz y no de enojo. Libres para poder sentir el verdadero gozo. Cuando les perdonamos, básicamente queremos decir: es tiempo ya de sacar la basura de nuestros corazones y llenarlos con cosas bellas.

Porque en la vida debemos hacer elecciones constantemente, escoger lo que queremos y rechazar lo que nos oprime y nos hace daño.
Cuando una persona permite que una ofensa o una discusión se arraiguen en su corazón, eso afecta negativamente sus actos y sus pensamientos. Generalmente le sucede a esas personas que tienen un espíritu no perdonador y las transforma en amargadas y resentidas.
Así que, si deseas vivir bien contenta, decide hoy mismo quitar el resentimiento y la amargura que tienes con algún amigo o familiar. Pide perdón y deja que Dios juzgue y haga justicia porque El nunca se va a equivocar, Dios nos dice en la Biblia:” Mía es la venganza, yo pagaré, dice el Señor…No seas vencido de lo malo sino vence con el bien el mal”

1 Comment

  1. gabriela orsino dice:

    Es una bendicion poder saludarles atravez de este medio, quiero felicitarles por este lindo programa que edifica de una forma personal mi vida espiritual, mi esposo y yo tenemos un negosio que nos demanda mucho de nuestro tiempo, ala vez tengo una familia que atender y en ocasiones me frustro y me estreso, gracias a la constante persistencoa de buscar la comunion con Dios y su palabra he podido salir adelante con las demandas de cada dia, y el leer los mensajes que ustedes ponen en esta pajina de internet, fortalecen, alientan, y edifican mi vida espiritual. que EL SENOR, Las siga bendisiendo por este hermoso ministerio, hojala que mucha mujeres puedan encontrar la forma de edificarse atravez de este programa,y puedan usar el medio del internet para edificar sus vidas seria maravilloso. con un fuerte abrazo y un Dios les bendiga me despido de ustedes. ATTE; Gaby Orsino.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.