«Una forma de perdonar»

Editorial de Diciembre 2007
6 diciembre 2007
Dando a Dios nuestras amarguras
27 diciembre 2007

Nada puede pesarte tanto
Como tu incapacidad para perdonar,
Y nada es tan trágico
Como vivir día y noche
Con el corazón lleno de rencor y odio

Alguno, o tal vez muchos,
Te han hecho daño
Y poco a poco te has desengañado.
Ya no eres aquella persona de antes
¿Te sorprendes?
Ya no eres tan amable, generosa y buena.
Tu afecto se ha convertido en frialdad.
La simpatía en antipatía.
Donde antes había un lazo hay una rotura
Estás mal
La amistad se ha convertido en enemistad
Tu amor se ha transformado lentamente en odio
Sufres, Te has encarcelado
Tus ventanas están cerradas
El sol permanece fuera.
La vida se vuelve insoportable.
En lo más profundo de ti mismo
Aspiras a la liberación.

¡Créeme, hay un solo camino!

¡PERDONA!
Cuesta mucho, lo sé,
Pero vale la pena.
PERDONAR… debieras hacerlo a menudo:
Debes de hecho, perdonar.
Setenta veces siete,
Porque también tú
¡TIENES TANTA NECESIDAD DE PERDÓN!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.