«El llamado más alto»

Soy llamada a ser una madre piadosa
y una esposa amante y fiel.
Por favor Señor te ruego
tu sabiduría quiero tener.

Nunca predicaré a las multitudes
ni a países lejanos iré.
Pero con tu ayuda, Señor,
un hogar para Cristo construiré.

Por mi familia yo haré
lo que haces tú por mi.
No busco riquezas ni fama,
¿Pues qué significa eso para mí?.

Lo que me pides es felicidad;
Señor, me has enseñado a ver
que a través de tu llamado
estoy invirtiendo para la eternidad.

No he encontrado nada superior
donde mi vida como madre gastar
y ver cada día que pasa
cómo aprenden mis hijos en ti confiar.

Muchas gracias mi buen Dios
por el privilegio y la responsabilidad
de tener hijos entre mis brazos
y un esposo a quien amar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.