Dientes sanos

La tentación de Eva
21 mayo 2008
«Un toque significativo»
4 junio 2008

Queremos hablar acerca de los dientes y de la importancia que tiene cuidarlos desde el primer momento. Ellos son una parte muy importante de nuestros cuerpos, ¿porqué? Ayudan a darle forma a nuestro rostro, con ellos comemos, con ellos sonreímos, pronunciamos bien las palabras… como puedes ver, son necesarios.

Las que son mamás recordarán que por lo general alrededor de los seis meses comienzan a salir los dientes y hasta la edad de los dos años se completará una suma de 20 de los así llamados dientes primarios o de leche. El cuidado ya puede comenzar antes que ellos asomen limpiando las encías después de alimentar al bebé con un pañito suave y limpio. Una vez que asoman los dientes es necesario limpiarlos con un pañito suave o con un cepillo pequeño. Una vez al día será suficiente y preferentemente por la noche antes de dormir.

¡Volvemos a repetir cuán importante es comenzar temprano! Al principio, sólo con agua está bien pero una vez que salen todos los dientes se puede usar un poco de pasta fluorada en el cepillo de dientes.
Algo que las mamás deben tener en cuenta es que alimentarlos con biberón puede afectar los dientes del bebé. Algunas personas olvidan que la leche, las mezclas o fórmulas preparadas y los jugos de fruta, contienen azúcar. Aunque sea azúcar natural, si queda sobre los dientes por largos períodos de tiempo, puede producir caries. Es por eso que tener un biberón en la boca todo el tiempo no es bueno para los dientes. Hay mamás que llevan su niño a la cama con un biberón o mamadera. Es mejor no hacerlo. Si lo haces es preferible que contenga agua en vez de leche o jugo.

Si lo tienes al pecho por largo tiempo o se queda dormido succionando, también puede ser un problema. Tiempos cortos para alimentarse ya sea con el pecho o con el biberón, siempre va a ser mejor para los dientes.
Quizás te preguntes si los dientes del bebé están descoloridos o sensibles a los líquidos calientes o fríos eso sea un asunto de preocupación. Es difícil saberlo cuando el niño es pequeño, recién cuando crezca podrá expresar lo que siente. Pero los dientes sanos deberían ser todos del mismo color.

Cuanto más rápido comiences a enseñar a tu niño a higienizarse la boca por si mismo es mejor. Permítele cepillarse con un poco de pasta. Al principio puede ser que debas ayudarle a poner la pasta y con el cepillado pero luego de los siete años ya puede hacerlo solo, debes vigilar si realmente lo está haciendo cada día.
Los niños tienen que aprender que no deberían comer dulces, caramelos, chocolates durante cualquier momento del día. Tampoco debemos evitárselos completamente, pueden comer alguno pero deben higienizar su boca. Evita que los coman antes de ir a la cama, es mejor durante el día.

Nuestras bocas tienen bacterias, gérmenes invisibles. Cuando pones azúcar en tu boca, la bacteria tiene de qué alimentarse. Se alimenta de azúcar y lo convierte en un ácido que comienza con la caries. Así que, demasiados refrescos, dulces, caramelos y galletitas no son buenos para los dientes.
Los mejores alimentos son aquellos que tienen calcio y ayudan a construir dientes fuertes y sanos. El calcio lo encuentras en todos los productos lácteos, como la leche, el queso, yogurt y helados, y también en el tofu, requesón y ciertos porotos. Los productos lácteos son importantes para los niños pequeños. Vegetales de hojas verdes, nueces y semillas también tienen calcio. Una dieta variada siempre será lo mejor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.