Las cosas imposibles de la vida

Los efectos del estrés
2 octubre 2008
«¿Hay algo demasiado difícil para Dios?»
2 octubre 2008

Quiero hablarles hoy de aquellas cosas o situaciones imposibles que vienen a nuestras vidas, especialmente las que no podemos evitar o cambiar. ¿Qué significa la palabra “imposible” para ti? En el diccionario imposible significa: “no posible, incapaz de ser hecho, inalcanzable, no factible”.

En cuanto a mi, me trae toda clase de cosas a la mente, me recuerda de tantos experiencias y situaciones en que me encontré sin salida y sin soluciones, sin nada que poder hacer.

Cuando esto sucede siento como que me paralizo y soy incapaz de moverme. ¿Te ha sucedido algo así? Son momentos muy difíciles, ¿no es así?. Sin embargo, cuando miro atrás, puedo ver a cada una de estas situaciones imposibles cómo fueron resolviéndose de una u otra manera y cómo simplemente la vida continuó. Pensemos un poco en aquellos tiempos de nuestras vidas. ¿Cómo respondemos a esos aparentemente imposibles momentos de la vida?

Nuestra primera reacción es tomar el asunto en nuestras manos y rápidamente queremos resolverlo por nosotras mismas. Así somos las mujeres aguantadoras, luchadoras, tendemos a arreglar todo, tratando que las cosas salgan bien otra vez. Pero a veces el problema es tan grande que nos asustamos o tratamos de evitarlo. Otras veces hacemos lo que las mujeres sabemos hacer muy bien, “lloramos” o le contamos a otros de la situación. Pero reflexionemos, ¿por qué no le contamos el problema a Aquel a quien nada es imposible, es decir a Dios?

Cada vez que llevamos nuestras situaciones imposibles a Dios, El maravillosamente y de una manera inesperada nos guía a través de lo que humanamente hablando, es una situación imposible!

Hoy estoy recordando a los hijos de Israel y ese día cuando escaparon de Egipto. Ellos fueron allí 400 años antes debido a una gran hambre que hubo en su tierra, así que fueron a Egipto buscando comida. Allí fueron forzados en esclavitud y sufrieron grandemente bajo el yugo de los opresores. Como esclavos debían trabajar duro y eran odiados y abusados por los egipcios. Pero Dios los bendijo abundantemente y crecieron en número. Llegaron a ser tan numerosos que los egipcios les tuvieron miedo. El Rey aún ordenó que mataran a los bebés para que éste pueblo no siguiera aumentando en número.

Se vieron en medio de una situación aparentemente imposible. Sin embargo, Dios había preparado algo para librarlos de sus ataduras. Siendo un bebé israelita, Moisés fue librado maravillosamente de la muerte cuando su madre lo escondió en un canasto en el río entre las plantas. Aún más increíble fue el hecho de que lo encontrara la hija del Faraón que lo llevó a su palacio y lo adoptó como su propio hijo. Después de una serie de eventos Moisés tuvo que abandonar Egipto y luego pasó cuarenta años en el desierto. Dios lo estaba preparando para la enorme tarea de libertar al pueblo de Dios y sacarles de esta situación difícil e imposible.

Como puedes ver cuando nos vemos sin esperanza Dios a menudo está preparando una salida. La Biblia dice que “ellos clamaron por ayuda y Dios oyó su clamor. El no olvidó Su promesa…y como sabía lo que estaba sucediendo a Su pueblo sintió compasión por ellos. (Ex. 2:23)

¿Leíste bien? La Biblia dice que “como Dios sabía lo que le estaba sucediendo a Su pueblo sintió dolor por ellos”. ¡Realmente es maravilloso! Quizá tú no lo sepas pero el Dios que creó el universo y te creó a ti, te conoce. Y El sabe lo que te está sucediendo. Puedes estar segura que si estás sufriendo, El, ¡el mismo Dios del Universo, lo siente por ti!

Puede ser que te encuentres en una situación imposible en este preciso momento. ¿Acaso estás sufriendo a causa de alguien más?. ¿Te sientes impotente de hacer algo frente al problema? Cualquiera que sea tu pena y tu infortunio, lo maravilloso es que Dios te conoce y sabe bien lo que te está sucediendo y El lo siente y se duele por ti. Debido a que los hombres y las mujeres desde el principio desobedecieron y se alejaron de Dios y aún a veces se han vuelto hostiles contra El. Pero Dios preparó la manera en que nosotros pudiéramos volvernos a El. Envió a su Hijo Jesucristo para perdonarnos a través de El nuestros pecados y para que nos volvamos a Dios el creador.

Así como por muchos años Dios preparó a Moisés para libertar a los israelitas de la esclavitud en Egipto, de la misma manera sabiendo que nosotros nos alejaríamos de El prometió la venida de Jesús al mundo para librarnos del pecado y ponernos en buena relación con Dios y bajo su cuidado amoroso.

Querida amiga, si sientes que la vida te ha colocado en una situación imposible, vuélvete a Dios, tu creador. Pídele a quien te conoce, a quien oye tus lamentos y se compadece de ti, que tome control de tu vida. Pídele que haga lo imposible por ti. Si no lo conoces acércate hoy y entrégale todas tus penas, dolores y pecados. Permítele manejar esas situaciones imposibles que te tienen atada. No trates de resolverlo sola, será imposible. Recuerda que Dios es el Dios de los imposibles, con El todo es posible.

1 Comment

  1. Elizabeth dice:

    Hola. muy lindo el artículo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.