Editorial Noviembre 2008

Querida amiga:
Noviembre es el mes de alabanza de Proyecto Ana alrededor del mundo- el tiempo de celebrar la fidelidad de nuestro Padre. ¡Esto es precioso! Dios ha suplido todas las necesidades del ministerio de Proyecto Ana durante estos 11 años. Las palabras no son suficientes para expresar mi más profunda gratitud a Dios, a ti, a los que ofrendan y a nuestros maravillosos y comprometidos equipos alrededor del mundo.

La inversión en tiempo, habilidades y compasión que cada uno ha invertido en este ministerio- multiplicado por las bendiciones de Dios- es la razón porque continúa creciendo en cada continente. Esto prueba que «cuando nosotros oramos, Dios obra!

Mientras peleamos esta tremenda batalla espiritual juntos, levantándonos por los miembros más vulnerables de la sociedad, los ángeles de Dios están a nuestro lado. Como lo señala nuestra página de conocimiento e información, Proyecto Ana tiene más de 15 nuevos idiomas en desarrollo. Algunos de ellos se hablan en países de acceso extremadamente difícil. La radio podría ser la única manera que las mujeres en estas culturas puedan escuchar el evangelio. Necesitamos recursos para transmitirles el mensaje de Cristo que cambia las vidas. Les urjo a animar a otros a unirse a este movimiento de oración global. Estoy orando por toda una nueva generación de «los que envían» para que se levanten y con sacrificio apoyen a aquellos que son llamados a ser «los que van». Proyecto Ana es todo un trabajo en equipo- intercesores, los que envían, (donantes) y los que van (los equipos de Proyecto Ana en todo el mundo), forman un poderoso «ejército de compasión» en las manos de Dios.

Habacuc 1:5 dice: «La respuesta de Dios a la tristeza del profeta Habacuc viendo la violencia alrededor de él era: «Mirad entre las naciones y ved, y asombraos; porque haré una obra en vuestros días, que aún cuando se os contare, no la creeréis.»

A través del 2008 he visto cumplirse estas palabras. Dios está haciendo una obra maravillosa. Está liberando a las mujeres de la oscuridad y ataduras espirituales. Está restaurando sus almas, sus matrimonios y sus hijos. Las he visto imitar la fe de Habacuc: «Aunque la higuera no florezca, ni en las vides haya frutos, aunque falte el producto del olivo, y los labrados no den mantenimiento, y las ovejas sean quitadas de la majada, y no haya vacas en los corrales, Con todo yo me alegraré en Dios mi Salvador. El Soberano Señor es mi fortaleza, el cual hace mis pies como de ciervas, y en mis alturas me hace andar.» (Habacuc 3:17-19) Nuestro trabajo corporativo de oración y alabanza elevará a las mujeres por sobre sus circunstancias, y hará cumplir la visión de Habacuc: «Porque la tierra será llena del conocimiento de la gloria del Señor, como las aguas cubren el mar» (Habacuc 2:14)

Hasta que ese glorioso día venga, mantengámonos alabando y orando juntas.

En Cristo,

Marli Spieker
Fundadora/ Directora del ministerio global.

1 Comentario

  1. olga barrow dice:

    Mis amadas hermanas me da gusto poder encontrar esta pajina hoy fue la primera vez que leo y me gozo en el señor ya que por años he sido miy bendecida por los folletos de enseñanzas biblicas que me bendicieron en mi ministerio como Pastora hoy tengo otro prollecto mas para orar diariamente y que las bendiciones sean en grande para esta mision «prollecto Ana» Unidas es como veremos grandes cosechas
    parsa este ultimo tiempo Habacuc; 2-3 Dice aunque la promeza tardare esprela que llegara y es la palabra que Dios puso fuerte en mi corazon el año pasado cuando me llamo al ministerio.
    Schalom a todos pastora Olga

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.