Cómo ve Dios el matrimonio

img_homematrimoniolEl matrimonio y la familia fueron idea y creación de Dios. Por eso nos pareció muy útil, volver al principio de la creación para saber, como ve Dios el Matrimonio, la familia y el Hogar. ¿Cómo creó Dios al hombre y a la mujer y que rol le dio a cada uno?
Leemos en la Biblias en Génesis capitulo 2 las siguientes palabras: «El Señor Dios creó al hombre del polvo de la tierra. Sopló aliento de vida en sus narices y el hombre llegó a ser una persona viviente. Luego el Señor dijo: no es bueno que el hombre esté solo, le haré una ayuda adecuada para el. Asi que el Señor Dios formó del polvo de la tierra, toda bestia del campo y toda ave de los cielos y las trajo a Adán para que viese como las había de llamar, mas aún así no se halló ayuda idónea para el.»

«Entonces el Señor Dios, hizo caer sueño profundo sobre Adán, mientras dormía tomó una de sus costillas y cerró la carne en su lugar. Y de la costilla que el Señor Dios tomó del hombre hizo una mujer y la trajo al hombre. Entonces Adán dijo: esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne, se llamará mujer porque del varón fue tomada.»

Hay algo en este relato de la creación que podemos subrayar; Adán y todos los animales fueron creados del polvo de la tierra, pero Eva, la mujer fue creada de los huesos y carne de Adán.
La Biblia entonces añade: «Por tanto el hombre dejará a su madre y a su padre y se unirá a su mujer y serán una sola carne». (Génesis 1: 27) «Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios los creó, varón y hembra los creó».
Como veras amiga, de esta simple pero verdadera historia de la Biblia, podemos aprender algunas importantes verdades:

Lo primero que aprendemos es que el hombre y la mujer son diferentes de todo lo que Dios ha creado, incluso también de los animales. Las personas no fueron evolucionando
gradualmente a partir de los animales. ¡Dios los creo hombre y mujer a su propia imagen!. ¿No te parece maravilloso que tu y yo fuimos creados a imagen de Dios?
Fuimos creadas para ser sus hijas y El nuestro Padre Celestial.
Dios desea que tengamos compañerismo con el. De la misma manera que deseamos que nuestros hijos nos amen, nos respeten y obedezcan, así nuestro Padre Celestial quiere que le amemos, respetemos y obedezcamos. El merece eso y mucho mas.

Lo segundo que aprendemos de este relato es entender que Adán y Eva reconocían que se pertenecían el uno al otro.

Esta «pertenencia» es la base del matrimonio. Cada uno perteneciendo al otro.
Las madres y los padres debemos orar por los hijos para que encuentren la persona adecuada con quien compartirán sus vidas. Cuando oramos Dios oye y responde porque ese es Su Plan para los hombres y las mujeres.

En tercer lugar aprendemos que Dios mismo, sintió la necesidad de hacer una ayuda adecuada para Adán. Amiga, ¿eres tu una ayuda adecuada para tu esposo? El te necesita, no está completo sin ti, ¿eres su ayuda especial en todo momento?…

En cuarto lugar, el hombre y la mujer fueron hechos el uno para el otro. Desde el momento que se casan llegan a ser una sola carne. Este es el plan de Dios y un hermoso misterio. El creo a la pareja – un esposo – una esposa; no un hombre y cinco mujeres, no dos hombres o dos mujeres. Dios nos dio su plan y su modelo, pero el ser humano ha complicado el Plan de Dios saliéndose de los propósitos divinos.

Tenemos aquí otra verdad – una muy importante – Dios quiere que el esposo y la esposa sean totalmente unidos. El quiere que vivan juntos en paz y armonía.
Cuando Dios creo al primer hombre y primera mujer, ellos experimentaron unidad en cuerpo y alma.

Amiga: si tienes hijos varones animales que sean unidos y fieles a sus esposas. Como madres debes saber que llegará el día que ellos se irán de la casa paterna y eso es lo natural y normal. Debes tener la actitud y disposición de aceptar que ese día llegará, cuando se irán con la persona que escojan como esposa. Debes pedirle sabiduría a Dios para ser la clase de madre que preparará a su hijo para ser la cabeza de su nuevo hogar.
Si tienes hijas, tu ejemplo y tus consejos de madre deben ser para formar una mujer prudente y no necia, que esté dispuesta a amar y respetar a su esposo como lo enseña la Biblia. Enséñale también a ser prolija, ordenada y trabajadora, responsable por su nuevo hogar.

Es importante que cada día ores por tus hijos casados, pidiéndole a Dios que los bendiga, los cuide y los mantenga unidos hasta que la muerte los separe.
Desde pequeños ellos deben aprender cual es el Plan de Dios para el matrimonio y la familia y notar la diferencia con los estilos de vida que ofrece la sociedad sin Dios y sin principios bíblicos.
Mientras los tienes en tu casa, enséñales lo que dice la Biblia. Deben saber que Dios creó el matrimonio, un hombre y una mujer para que juntos disfruten de esa relación.
Si tienes una Biblia en tu casa, vuelve a leer el capítulo dos de Génesis. Recuerda que tu esposo te necesita; ora al Señor para que te ayude a ser una buena esposa. No será fácil, pero Dios te ayudará.

Finalmente quiero decirte que comprendemos que la relación matrimonial es compleja, a veces bien difícil. Por eso te animamos que busques cada día cual el Plan de Dios para ti. Pídele sabiduría y fortaleza para llevar adelante lo que Dios quiere para tu vida.
Si estás viviendo una situación difícil, te pedimos que te comuniques con nosotras, queremos ayudarte. Mas adelante te daremos nuestra dirección.
Sabemos que el matrimonio fue creado por Dios, para que fuera la mas hermosa relación humana sobre la tierra. Un hombre y una mujer viviendo juntos para amarse, complacerse y ayudarse. Oramos pidiendo la dirección del Señor y Su sabiduría divina para llevar adelante esta relación entre un hombre y una mujer.

4 Comentarios

  1. Scarling Pina dice:

    No soy casada pero entiendo que debo orar dia tras dia por mi futuro y unico esposo, pues entiendo que mi vida futura dependera de la vida de oracion que tenga hoy, espero que todas las que nunca se han casado o ya lo han hecho hagan lo mismo

  2. Mara dice:

    Ahora en mi segundo matrimonio (despues de haber enviudado), pense que habia encontrado al hombre que de verdad me haria sentir feliz en el resto de mis dias (aunque tengo solo 41 años). Todo empezo bien, ambos asistiendo a la iglesia y practicamente de acuerdo en todo. Luego las cosas cambiaron cuando empece a quejarme por que el no queria hacer las cosas que normalmente a un hombre le toca en la casa y porque dejo de ir a la iglesia. Despues yo trate de enmendar pero siempre hubo malestar de parte de el y las cosas siguieron cambiando hasta que ahora despues de casi 3 años de matrimonio el decidio irse y me dijo que ya no me queria de la misma manera que antes. Eso me dolio pues el siempre me amaba con mucha intensidad. Siento que tuve la culpa por no haber utilizado la sabiduria que Dios nos da para ser edificadoras del hogar y no necias y destruirlo. El se ve resuelto a no volver mas y esta en una actitud de que casi no me quiere hablar ni saber de mi. Debo luchar por este matrimonio? Ultimo pero no menos importante no le pedi direccion al Señor por esta union. No se si ahora estare pagando consecuencias.

  3. Anónimo dice:

    esta bueno

  4. verionica Portillo dice:

    hola DLB es muy edificante su articulo, yo estoy divorciada de mi esposo , pero me case por la iglesia catolica, pero tengo 6 años de ser cristiana , anhelo le pido a Dios restaure mi matrimonio y esta vez para siempre!! se que con fe y oracion librare esta guerra espiritual y obtendre la victoria porque mi esposo incoverso y prodigo vuelva al redil y juntos formemos un nuevo matrimonio con bases firmes en Cristo. Que asi sea!!! para Gloria suya!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.