Ejercicios para el corazón

Ejercicios
2 marzo 2009
Oración por la cocina
2 marzo 2009

¿Estás motivada amiga, para comenzar a caminar? Busca una buena amiga o tu vecina y comiencen ya. Hacerlo con una amiga puede resultar muy positivo pues sería de ánimo para ambas en el momento de querer abandonar.

Dios nos hizo de tal manera que pudiéramos ejercitarnos y movernos para el bien de nuestra salud. El Rey  David escribió en un Salmo de la Biblia lo siguiente al hablar de nuestros cuerpos. El dijo:»Porque tú oh Dios formaste mis entrañas; tú me hiciste en el vientre de mi madre, te alabaré; porque formidables, maravillosas son tus obras; estoy maravillado, y mi alma lo sabe muy bien.»

No sólo Dios creó nuestros cuerpos, nos dio también un corazón. No me refiero al corazón físico que bombea sangre, sino que la Biblia usa la palabra «corazón» para significar quiénes somos en el mismo centro de nuestro ser. Es el lugar de comienzo de nuestra fe o convicción y afecta la manera en que vivimos.

Para Dios, la condición de tu corazón es más importante que tu apariencia externa. Cuando Dios envió al profeta Samuel a buscar a un nuevo rey para su país, le dijo que fuera a un hogar donde vivían 8 hermanos. Cuando él vio al hijo mayor …alto y orgulloso, pensó que era el escogido de Dios, pero el Señor dijo a Samuel, «no juzgues por su apariencia o altura porque no es de mi agrado y yo lo he rechazado. El Señor no mira las cosas como tú miras. La gente juzga por la apariencia externa, pero el Señor mira el corazón» Así que Samuel continuó buscando al nuevo rey dentro de esta familia.

Samuel se sorprendió al descubrir que Dios había escogido a David el más joven de los hijos. (1ª. Samuel 16:1-13)

David fue el rey adecuado, pero años más tarde, hizo lo malo a los ojos de Dios. Por tanto un profeta le visitó para advertirle acerca del mal que había hecho. Entonces David entristecido admitió que se había rebelado contra Dios. Se arrepintió de su mal obrar y le pidió al Señor que creara en él «un corazón limpio» (Salmo 51:10)

En otra oportunidad el mismo David oró a Dios pidiéndole que examinara su corazón para mostrarle si habría en él algún pensamiento equivocado que le condujera al mal. «Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón; pruébame y conoce mis pensamientos; y ve si hay en mi camino de perversidad, y guíame en el camino eterno» (Salmo 139:23-24) Lo que David pidió que Dios hiciera es a lo que llamo un ejercicio del corazón.

El Rey David amaba a Dios y no quería ofenderlo. El sabía que la Biblia enseña esto:

«»Engañoso es el corazón más que todas las cosas y perverso; ¿quién lo conocerá? (Jer. 17:9) David sabía que el Dios de la Biblia era el único que conocía cuán malo era su corazón.  Por eso David pidió a Dios que examinara su corazón y le diera uno nuevo y limpio.

Así como lo hizo David, nosotras también debemos pedir a Dios que nos examine y nos de un corazón limpio. La Biblia nos dice que todos sobre esta tierra tenemos cosas malas en nuestro corazón. Actitudes, pensamientos, egoísmos, cosas que afezn nuestro ser. Escucha las palabras del Salmo 14: 2-3, «Desde el alto cielo mira el Señor para ver si entre toda la humanidad hay quienes sean tan prudentes que deseen agradarle. Pero no, todos se han descarriado, todos están corrompidos por el pecado. No hay ninguno bueno, ¡Ni siquiera uno!»

Cuando nos miramos a nosotras y a quienes nos rodean, comprobamos que lo que dice el salmista es muy cierto. No podemos negar que tantas veces hemos sido heridos por lo que otros han dicho o nos han hecho, como así nosotras también le hemos hecho a otros. Egoísmo, falta de amor y comprensión son actitudes que en algún momento hemos demostrado a quienes nos rodean. La Biblia llama a esto- pecado. ¿Qué puedo hacer entonces con mi corazón? ¿Qué puedes hacer con el tuyo? Como hizo el Rey David- podemos pedirle al Señor un corazón limpio y nuevo.

Dios en su amor y misericordia proveyó una manera para que nuestros corazones pecaminosos sean limpiados.

¿Por qué habrá querido hacer Dios eso por nosotros? La Biblia dice que es porque Él nos ama. «Más Dios muestra su amor para con nosotros, porque siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros. (Rom. 5;8)

El costo por nuestros pecados es la separación de Dios. Debido a que Dios es puro y Santo no puede tener contacto con el pecado. En vez de castigarnos por nuestra desobediencia y separación de El, envió a Su Hijo Jesucristo para que muriera en la cruz y pagara el precio por mis pecados y los tuyos. Dios los perdona y nos da un nuevo y limpio corazón, porque «la sangre de Cristo nos limpia de todo pecado» si arrepentidos llegamos a El en busca de perdón.

Aún con un corazón nuevo, hacemos cosas que no están bien, pero Dios está trabajando en nuestras vidas, las está perfeccionando y cambiando para bien. Si decimos que amamos y respetamos a Dios vamos a querer agradarle haciendo las cosas que son buenas porque el Señor también se agrada de quienes le obedecen y le sirven.

¿Deseas, amiga, agradar a Dios y cultivar tu corazón. Haz el bien y busca al Señor con todo tu ser. La Biblia nos dice:»Bienaventurados los de limpio corazón porque ellos verán a Dios» ¿Lo deseas realmente?

2 Comments

  1. Scarling Piña dice:

    Creo que siempre será necesario hablar del corazón porque es de el de donde sale todo absolutamente todo lo bueno y/o malo que hacemos. Tenemos que aprender a dirigir nuestro corazón y no dejar que sea el quien nos dirija pues Engañoso es.

  2. Mary dice:

    Soy una hija de DIOS y se que muy amada por EL pero a la vez muy golpiada por el que fue mi esposo le pedi mucho a mi Padre para superar todo eso y cuando pense que ya todo estaba superado volvio a herirme, muchas veces me pregunto si se da cuenta lo que me hace doler sus palabras, sabe mucho de DIOS puesw tambien es cristiano y aunque yo estoy aprendiendo a conocerlo se que mi Padre es amor y aunque en unas semanas atras reia porque apesar de todo yo podia decir que en mi corazon no habia rencor hacia el, ahora ya no estoy segura y siento o temo que no pueda decir lo mismo ahora tengo miedo verlo o escucharlo y tengo miedo porque yo trataba de que mis ninas superaran todo eso, para mi la vida espiritual de mis ninas es muy importante, soy mami y muchas vece trato de ser papi aunque se que no se puede, fisicamente no me siento bien y mientras buscaba ejercicios para el corazon encontre el mejor, Dios me la bendiga. LA AMO EN MI CRISTO JESUS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.