Jesús mi Salvador

Pascua de Resurrección
31 marzo 2009
Divina mañana
31 marzo 2009

Cuando celebramos la Pascua, recordamos cuando Jesús, el Hijo de Dios, murió en la cruz para quitar nuestros pecados. Luego de tres días resucitó y ahora está con Su Padre en los cielos. Cuando pensamos por lo que Jesús tuvo que pasar, sabemos que él fue acusado falsamente de cosas que no había hecho. Fue maltratado, azotado y salivado. Se burlaron y mofaron de El. Finalmente le clavaron en una cruz y le crucificaron. Antes de morir El exclamó (Marcos 15:34) «Dios mío, Dios mío, por que me has abandonado». No solo sufrió abuso físico, sino también la separación de Su Padre Dios.

¿sabes tu por que Dios le dio vuelta la cara a Su hijo, Su único Hijo? La razón fue porque Jesús estaba en ese momento cargando nuestros pecados, los tuyos y los míos, sobre la cruz. Estaba sufriendo las consecuencias de nuestros pecados, la separación de Dios. ¿Por qué hizo esto? Veamos lo que dice el Apóstol Pablo en su carta a los Romanos (3:23, 25) «Por tanto todos hemos pecado y estamos apartados de Dios… Dios envió a Jesús a sufrir el castigo por nuestros pecados y así calmar el enojo de Dios contra nosotros…» Jesús sabía que iba a morir y pidió a sus discípulos que oraran con El. Inmediatamente después los soldados romanos lo llevarían de allí. El dijo a sus discípulos (Marc. 14:34) «Mi alma está tan triste a punto de morir. Quédense aquí y velen conmigo. Yéndose un poco adelante se postró en tierra y oró que si fuese posible, pasara de El aquella hora. Y decía: «Padre, todas las cosas son posibles para ti, aparta de mi esta copa, más no lo que yo quiero sino lo que tú»

Aunque Jesús era plenamente Dios, también era plenamente hombre y estaba por sufrir una muerte agonizante y la separación de Su Padre Dios por nuestro bien. Hemos leído hace un momento en la Biblia que todos hemos pecado y añade (Rom 6:23) que la paga del pecado es muerte…» Así que, ¿por qué murió Jesús? Era el Hijo de Dios, nunca había pecado. Sin embargo El cargó con nuestros pecados y sufrió la paga del pecado muriendo en la cruz. Nosotras que trabajamos sabemos lo que significa una paga, alguien nos paga lo que nos ganamos por el duro trabajo realizado.

Jesús tuvo que cobrar un castigo por algo que El no hizo. La Biblia nos enseña que la paga del pecado es muerte más el regalo de Dios es vida eterna. Dios nos ama tanto que quiere darnos el regalo de la vida eterna. Hay muchas personas que piensan que pueden ganarse la vida eterna. Pero los regalos no se ganan, los recibimos como lo que son…regalos…porque alguien que nos quiere desea darnos algo. Y así es Dios en relación a nosotros. Nos da porque nos ama. Y lo único que podemos hacer de nuestra parte es aceptar el regalo que Dios nos ofrece a través de Jesucristo. Aunque a veces no lo valoramos, es el regalo más maravilloso. ¡El regalo de la Vida Eterna!

¿Cómo podemos tener la vida eterna? Hay personas que me han dicho que pueden ganarse el cielo, que no han hecho mal a nadie, que ayudan a la gente, que son buenas personas. Otros son muy religiosos, obedeciendo reglas, asistiendo de vez en cuando a los templos, dando limosnas, haciendo buenas obras, recordando la Pascua y tantas cosas más. Todo eso está muy bien que lo hagamos, la misma Biblia nos enseña que debemos servir al prójimo, ayudar a los necesitados pero con eso no ganamos el favor de Dios. Solo por lo que hizo Jesús en la cruz por nosotros tenemos el camino abierto a la vida eterna.

Quiero compartir unas palabras más de la Biblia (Rom 5:1) «Justificados pues por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo. Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros…para que todo aquel que en El cree no se pierda, más tenga vida eterna. La vida eterna es un regalo de Dios para nosotras. Para que este regalo sea tuyo y mío lo que debemos hacer es recibirlo, aceptarlo. Dios nos ve justos a través de la culpa que deberíamos cargar nosotros. Que nos queda por hacer, solo agradecerle de corazón por tanta bondad y misericordia hacia nosotras.

2 Comments

  1. […] (Proyecto Ana) Cuando celebramos la Pascua, recordamos cuando Jesús, el Hijo de Dios, murió en la cruz para quitar nuestros pecados. Luego de tres días resucitó y ahora está con Su Padre en los cielos. Cuando pensamos por lo que Jesús tuvo que pasar, sabemos que él fue acusado falsamente de cosas que no había hecho. Fue maltratado, azotado y salivado. Se burlaron y mofaron de El. Finalmente le clavaron en una cruz y le crucificaron. Antes de morir El exclamó (Marcos 15:34) “Dios mío, Dios mío, por que me has abandonado”. No solo sufrió abuso físico, sino también la separación de Su Padre Dios. […]

  2. Gracias por sus hermosos mensajes. Cariños hermanas. Mary Kemp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.