Pascua de Resurrección

Noriko nació y creció en un país donde no se celebra la Pascua. Ella no sabía nada acerca de esa festividad aunque había oído la palabra «Pascua». Tenía idea de que se trataba de algo relacionado al cristianismo. Aunque aparentemente era una fiesta religiosa, lo que Noriko pudo apreciar a través de programas de televisión, era que se trataba de conejitos y niños buscando huevos de colores en un parque. Los conejos y los huevos que a menudo son asociados con la Pascua de Resurrección, representan la estación de la primavera en algunos países, un tiempo donde todo renace en la naturaleza.

Eso sucede porque la Pascua coincide con el inicio de la primavera en algunos países como España, Alemania, Estados Unidos y otros muchos.

La Pascua fue originalmente una mezcla de creencias y costumbres paganas, hebreas y cristianas.

Los conejos, aparecieron primero como un símbolo de la Pascua en Alemania allá por el año 1500. Luego en los años 1700 inmigrantes europeos en especial alemanes y holandeses que fueron a vivir a Pensilvania llevaron como regalos de Pascua los tradicionales conejos a Estados Unidos. Los niños esperaban ansiosos por sus conejitos con sorpresas. El conejo y el huevo han llegado a ser una parte de la celebración de la Pascua de la primavera en muchos países alrededor del mundo.

El huevo de Pascua es visto como un símbolo de fertilidad y nueva vida. Es una forma tradicional de celebrar la pascua. Los huevos decorados con brillantes colores es una forma popular de celebrar la primavera en que todo renace.

La fecha de la Pascua de resurrección al principio dependía de la Pascua judía que cae o coincide con el tiempo de la luna llena en el calendario lunar Hebreo. Luego en los primeros cuatro siglos se decidió que la Pascua de Resurrección siempre caería en Domingo. Se celebraría en día domingo  luego de la primer luna llena en la primavera de esos países. Si la luna llena cae en domingo la Pascua se celebrará al siguiente domingo, siempre entre el 22 de Marzo y el 25 de Abril.

Ninguna festividad en el calendario cristiano es tan importante como la Pascua de Resurrección. Sin la Resurrección, la Navidad no tendría significado. La Pascua es el tiempo cuando los cristianos celebran la muerte y resurrección de Jesucristo.

Por lo que nos dice la Biblia, sabemos que Jesús resucitó un domingo. Podemos leer en Lucas 24:7 que «Jesús sería entregado en manos de pecadores, que lo crucificarían y resucitaría al tercer día. En este mismo relato se nos dice que «Muy temprano, el primer día de la semana, las mujeres tomaron las especies aromáticas que habían preparado y se dirigieron a la tumba…»

Las mujeres fueron el día domingo por la mañana y encontraron que la tumba estaba vacía porque Jesús estaba vivo. Esto hace que la Pascua de Resurrección sea un día tan especial.

Noriko, nuestra amiga que nació en un país donde no se celebra la Pascua y que tenía un vago y equivocado concepto pudo aprender que Pascua de Resurrección es el tiempo cuando recordamos que Jesús sufrió por nosotros.

La Biblia nos dice claramente que Jesús sufrió, murió y fue sepultado. El resucitó al tercer día y vive para siempre. (1 Cor. 15:4) La resurrección de Jesús le da a los cristianos una gran esperanza. Hay un saludo que los cristianos se dan ese día y es: «Jesús ha resucitado» y la otra persona responde «verdaderamente ha resucitado».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.