Editorial Julio 2009

2 de Julio
2 julio 2009
Comunicación entre suegra y nuera
2 julio 2009

Querida amiga de oración:

Gracias por orar con nosotras este mes por Nepal. Hace varios años, una licenciada en enfermería que vive allí abrió mis ojos al sufrimiento de las mujeres y niñas nepalíes. Ella me habló acerca de la legendaria hospitalidad de los nepalíes, nacida de las tradiciones Budistas e Hindúes, y acerca de los hermosos e impresionantes paisajes de este país anidados al pie de la región Himalaya, no muy lejos del famoso Monte Everest. Desde ese entonces, siempre he estado orando por Nepal. Pareciera como que cuanto más yo oro, más fuerte escucho los gritos de sus corazones, como un eco del salmista, «Levantaré mis ojos a los montes, ¿de donde vendrá mi socorro?»

Las mujeres nepalíes están aún sin respuesta a esta crucial pregunta. ¡Ellas necesitan levantar sus ojos a su Hacedor, Dios! Sólo en Él pueden encontrar la respuesta, no en sus complicadas prácticas religiosas. Estas prácticas están embebidas en supersticiones  y extraños rituales en que usan tambores de mano hechos de cráneos humanos- cráneos de niños- para ser más precisa, cubiertos de una fina membrana de piel humana llamada «damaru.» Es con estos tambores que ellos tratan de apaciguar al mundo invisible.

Oremos expectantes que la Palabra de Dios alcance sus corazones a través del nuevo programa Mujeres de Esperanza. Puedan ellos experimentar la promesa de Dios a través del profeta Jeremías: «Me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón.» Los nepalíes enfrentan lo que el pueblo de Dios hizo en el tiempo de Jeremías

«Ellos les llenaron de falsas esperanzas. Porque falsamente os profetizan de lo que inventan por si mismos y no lo que viene de la boca del Señor.»

Mi amiga, las mujeres en Nepal necesitan conocer la esperanza REAL-Jesucristo. ¡Nepal necesita a Jesús! Es por eso que debemos orar por aquellos que comunican Su verdad a la gente nepalí. Oremos para que Dios bendiga al nuevo equipo de producción de Mujeres de Esperanza, a los voluntarios, coordinadores de oración, como también a aquellos que lideran los ministerios de misericordia de Proyecto Ana alrededor del mundo con seminarios para la salud, ministerio a las cárceles y otros. Ellas están presentando el mensaje de Jesús según las necesidades de estas mujeres, y viviéndolo ante ellas.

Creamos y digamos con el salmista: «Mi socorro viene del Señor, que hizo los cielos y la tierra.» El Dios todopoderoso escucha nuestras oraciones. A Él le agrada cuando traemos a estas queridas mujeres a Sus pies. ¡El las salvará completamente, y nosotras podemos ser parte de este milagro!

Creyendo contigo,

Marli Spieker

CARTAS.

Informe del Proyecto Ana de Nepal:

Por un largo tiempo nosotros, el Personal de Trans Mundial Nepal, hemos estado orando por un programa de radio para mujeres. Dios nos ha dado uno. Este programa para mujeres es un buen programa según la opinión de las oyentes y las estaciones FM.

Diferentes tribus y diferentes personas están escuchando este programa. Recibimos opiniones de diferentes lugares. Gracias a Dios por todas estas cosas.

El 29 de diciembre del 2008, el equipo de Proyecto Ana organizó una Encuesta de oyentes y una Consulta en la iglesia de Bashan en Kapilvastu en el Occidente de Nepal. El propósito de organizar el programa fue tener compañerismo con las mujeres, promoción del programa y publicidad, para encontrar voluntarias, formar grupos de oración, recoger testimonios y sugerencias e investigar sobre temas actuales entre las mujeres de esa área. Y también, queríamos distribuir radios para estas mujeres  para que ellas pudieran escuchar los programas de Radio Trans Mundial, especialmente los programas para mujeres.

Asistieron 125 mujeres entre 18 y 70 años. Escuchamos algunas de sus historias y sus testimonios con lágrimas. Cantamos canciones y coros. Estaban muy felices, disfrutando de cada momento. Pudimos ver el gozo, el entusiasmo y la felicidad en sus rostros. Eso nos hizo más felices y gozosas también. Fue un evento inolvidable para todas nosotras.

La coordinadora del ministerio de niños y mujeres, Shanti, compartió las palabras de Dios de Apocalipsis 2:1-7 consolando y animando a estas mujeres. Dios está demandando el primer amor de nosotras. Muchas le habían dejado. Todas las buenas cosas que hacemos, aún cuando la familia y la iglesia no lo aprecia, el Señor lo aprecia y nos recompensará un día. Pero debemos saber que nuestros pecados y el arrepentimiento son importantes. El mensaje fue desafiante. El Espíritu Santo de Dios tocó los corazones de las mujeres por medio de Su Palabra. Lágrimas había en los ojos de muchas de las mujeres que corrían por sus rostros. Shanti oró por ellas por Su bendición y gracia.

Después del mensaje, tuvimos un taller sobre temas de interés para las mujeres de este lugar en particular. Las dividimos en cuatro grupos y ellas escribieron una lista de los problemas de las mujeres que sufren y otros asuntos de interés para ellas. Cada equipo dio un informe a todo el grupo y las aplaudimos por su valentía. Shanti enseñó sobre algunos temas comunes a las mujeres usando láminas y carteles. Cada mujer estuvo tan interesada al escuchar sobre estas cosas. Según la opinión de ellas, este programa es único y diferente a otros. Me di cuenta y sentí que muchas de estas mujeres han hecho una decisión por el Señor.

«Mi nombre es Sita. Tengo 19 años. Pertenezco a una familia Hindú. Adoraba a ídolos como un dios. He tenido epilepsia desde mi niñez. Mi gente me decía que esto era una maldición de Dios. Mi familia hizo de todo para que me librara de esta enfermedad, pero nada sucedió. Muchas veces al día, esta enfermedad me atacaba y yo tenía un gran problema. Hice muchas cosas intentando agradar a mi dios, pero nada cambió.

Un día, una amiga me habló acerca del Dios viviente. Me dijo que orando podría ser sanada. Así que, fui a la iglesia pero tuve un ataque. Mi familia comenzó a regañarme que esto me sucedió por haber ido a la iglesia. Entonces dejé de ir a la iglesia. Prendí la radio y escuché un tema acerca de la epilepsia en el programa Mujeres de Esperanza. Otra vez, en las «Lecciones para el Alma» escuché el relato de un muchacho en la Biblia que sufría de epilepsia y Jesús le sanó.

Después de escuchar esta historia, tomé el teléfono y llamé a la productora del programa y le compartí mis problemas. Ella oró por mí y me animó a congregarme en la iglesia. Comencé a asistir a la iglesia, sané de mi enfermedad, aunque no totalmente. Pero ahora no tengo muchos ataques de epilepsia. Primero, quiero agradecer a Jesucristo quien está sanando mi enfermedad y también al equipo de Mujeres de Esperanza que está orando por mi. Comparto este testimonio para ayudar a otros. Gracias Proyecto Ana.

4 Comments

  1. Carmen Olivares dice:

    Es de mucho gozo para mi saber que hay mujeres alrededor del mundo que tiene sed de Dios y que le buscan de todo corazón, sigan adelante!!! continuen fortaleciendo nuestras almas con estasbellas lecciones. Dios les bendiga!!!

  2. MILENA RUIZ dice:

    APRECIADAS SIERVAS TUVE LA OPORTUNIDAD DE ESCUCHAR UN PROGRAMA DE USTEDES EN LA EMISORA NUEVO CONTINENTE QUE TOCABA EL TEMA DE LA VIOLACION A MUJERES Y LO MANEJARON DE UNA MANERA DIRECTA Y CON AMOR Y MISERICORDIA PARA QUIENES LO HAN VIVIDO. LES BENDIGO Y DESEO QUE EL SEÑOR LAS SIGA USANDO GRANDEMENTE.

    MILENA RUIZ
    TERAPEUTA PSICOSOCIAL.

  3. sandra barboza dice:

    dios las bendiga grandemente. es una alegria para mi poder escucharlas por medio de internet. muy buenas las lecciones. dios las siga usando grandemente para la gloria y honra de el.

  4. Martha Lucia Rodriguez dice:

    DAMOS GRACIAS A DIOS POR LOS MEDIOS DE COMUNICACION QUE TRANSMITEN LOS PROGRAMAS MUJERES DE ESPERANZA LLEVANDO UNA PALABRA DE ALIENTO Y CONSUELO A TANTAS MUJERES AL REDEDOR DE MUNDO, DIOS LOS CONTINUE BENDICIENDO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.