Dios es nuestra luz

En las lecciones para la vida compartimos acerca del fuego que quema, pero el fuego también produce luz cuando estamos en la oscuridad.

Recuerdo cuando mis hijos eran niños, acostumbrábamos a tener cortes de luz por las noches. Cada vez que sucedía quedábamos completamente a oscuras, no podíamos vernos unos a otros. Los niños se asustaban y gritaban todos a una voz. Yo les pedía que no se movieran para no tropezarse ni lastimarse. Buscaba entonces una vela y al encenderla, el lugar se iluminaba. Los niños gritaban nuevamente a una voz pero esta vez de alegría porque la oscuridad había desaparecido al instante. El cambio notorio que produce una pequeña luz. Los niños podían verse unos a otros, caminar y jugar seguros y yo podía continuar haciendo mis tareas. La luz nos hacía sentirnos bien a todos.

Seguramente habrás experimentado esa sensación tú también

Las velas, lámparas, faroles, y la electricidad nos dan luz… pero hay otra luz que es más grande que todas las luces juntas… una luz que nos trae muchos beneficios a todos.

En La Biblia, la Palabra de Dios (Juan 8:12) leemos que Jesús dijo: “Yo soy la luz del mundo… si me sigues no andarás en tinieblas, porque tendrás la luz de la vida” Jesús es la luz del mundo. ¿Qué significa esto y cómo puede ayudarnos?

La Palabra de Dios nos dice que la humanidad está separada de Dios a causa del pecado… porque las personas desobedecimos a Dios. El pecado nos separó porque El es luz. Nuestras mentes y corazones estaban en la oscuridad al vivir en el pecado. Nos vimos enfermos, atemorizados y sin esperanza. Dios no quiere vernos de esta manera porque El es misericordioso y por tanto hizo algo para rescatarnos.

En Juan 3:16 la Biblia nos dice: “Porque de tal manera amó Dios al mundo que ha dado a su Unigénito Hijo, para que todo aquel que en El cree no se pierda más tenga vida eterna.”  Así como encendemos una lámpara para quitar la oscuridad, Dios del mismo modo envió a Su Hijo para iluminar este mundo oscuro y perdido. Jesús, la luz del mundo vino para quitar la oscuridad. Esto es maravilloso y trae gozo a nuestro corazón.

A causa del pecado toda la humanidad, entre ellos tú y yo estábamos en la oscuridad. (Romanos 3:23)La Biblia nos dice que “todos hemos pecado” “no hay justo ni aún uno”

Jesús vino para quitarnos la oscuridad de nuestra alma. ¿Quieres que Jesús quite la oscuridad de tu vida? Todo lo que debes hacer es creer y recibir en tu vida a Jesús que es la Luz del Mundo. Si se lo permites El iluminará tu alma y pondrá en ti paz, gozo, seguridad y esperanza. Podrás comprobar un cambio en tu vida y en tu hogar.

Dios quiere que compartas esta luz con otros que viven en la oscuridad. Jesús dijo que nosotros somos la luz del mundo, por tanto debemos compartir la luz que hemos recibido para que otros se iluminen también. ¿No te parece maravilloso?

Sólo podrás hacerlo si ya recibiste a Cristo como tu Salvador y Señor. Si nunca tomaste la decisión de creer y recibir a Jesús en tu vida, hoy tienes la oportunidad. Invita al Señor a vivir en ti y sé una luz allí donde vives y te mueves cada día.

1 Comentario

  1. conchis sanchez dice:

    asi es nosotros los cristianos somos la luz de este mundo y es nuestro compromiso reflejar esa luz a nuestro alrededor y si Dios nuestro señor es nuestra luz nuestra vida así lo va a transmitir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.