Editorial Agosto 2009

Querida amiga:

Gracias por el rol que juegas en el inquebrantable círculo global de oración del Proyecto Ana alcanzando el corazón de Dios día tras día. El está oyendo. El está salvando. El está rescatando a sus preciosas hijas alrededor del mundo. Más temprano este verano tuve el gozo de reunirme con las productoras de Proyecto Ana de once países asiáticos. Mientras escuchaba los informes, me parecía estar viendo a los intercesores sobre sus rodillas alrededor de todo el mundo. Vidas salvadas, familias restauradas, comunidades transformadas, prisioneros liberados- todo en respuesta a nuestras oraciones.

Hoy, mientras leía los pedidos de las mujeres de África Oriental, mi corazón se oprimía. Después de pasar varias semanas en Etiopía, Astrid Froysner (Directora de Proyecto Ana, con Norea Norway, un Ministerio socio de Radio Trans Mundial) me dijo, “¡Marli, debemos ayudar a las víctimas con fístula, en Etiopía!” Su liderazgo estuvo de acuerdo en desarrollar un programa para las víctimas por fístula y mutilación genital femenina en sociedad con cristianos en Etiopía. El proceso ha sido establecido, pero estamos enfrentando tremendos obstáculos. La necesidad es demasiado abrumadora, demasiado grande, sin embargo, así es nuestra determinación y compasión. ¿Podrías orar para que “el Señor de la cosecha” envíe más recursos humanos y financieros para este proyecto?

El último año Astrid y yo pasamos una semana en Nairobi entrenando a los nuevos  equipos de Mujeres de Esperanza  en Swahili y Amárico. Ellas son mujeres apasionadas y piadosas que han captado la visión y lo están llevando a cabo con hermosura, contra todos los impedimentos. Han implementado el movimiento de oración y están produciendo animadores programas. ¡La respuesta ha sido grande! Durante aquella semana encontramos un pobre hombre tirado inconciente en medio de la angosta calle. Detuvimos la camioneta para ayudarlo. Era un diabético y estaba descompensado, después de haber caminado 100 kilómetros sin comida, agua ni insulina. Mientras nuestro chofer le limpiaba el rostro, nosotras reunimos lo que teníamos y lo alimentamos. Cuando se sintió lo suficientemente bien, le llevamos a la farmacia para comprarle la medicina. Luego lo enviamos a su villa en ómnibus. Lo más importante fue que una de las damas que hablaba su mismo idioma le condujo a aceptar a Jesús. Como el Buen Samaritano, hicimos lo que pudimos y Dios nos usó para salvar la vida de ese hombre.

De forma similar, Proyecto Ana está levantando a mujeres en gran necesidad con el dulce mensaje que salva vidas por el amor de Dios. Mientras oras con nosotros estarás levantando, alcanzando, y recogiendo a miles de mujeres y niñas en África Oriental, llevándolas y lavando sus almas con nuestras oraciones. Gracias por tu perseverancia.

Creyendo en lo imposible, contigo,

Marli Spieker

Fundadora y Directora

Del Ministerio Global

Proyecto Ana

3 Comentarios

  1. es muy bello, haber encontrado esta pagina. me llena de ricas bendiciones

  2. En realidad mas que un comentario es una petición que les hago; pasa que no he asistido a ninguna iglesia últimamente, la verdad es que me siento muerta, seca espiritualmente y no deseo segur así porque se que lo necesito (Dios), desearía tener amigas que tengan ese sentir como ustedes de cumplir con el propósito de Dios en sus vidas, siendo de bendición para yo también ser participe en la obra de Dios. Gracias.

  3. EVANGELINA RUIZ dice:

    Apenas el Viernes por la noche escuche su programa y el Sabado volvi a sintonizar el radio en la emisora Radio Manantial 88.9. F.M. La verdad que me parecio formidable su programacion y voy a seguir escuchandolos. La palabra de Dios, es palabra de vida, me ha dado esperanza y veo el presente y el futuro con optimismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.