Migrañas

Mi amiga Florencia me contó que estando en la etapa de la adolescencia sufrió por primera vez un fuerte dolor de cabeza y se asustó muchísimo. Era un dolor insoportable y tuvo deseos de vomitar. A partir de allí cada mes le repetía ese malestar. Gradualmente el problema se agudizó y comenzó a sufrirlo casi cada semana. Se sintió tan limitada y era imposible llevar una vida normal. Perdía días de clases, y ya no disfrutaba con sus amigas. No sabía como ponerse, si sentada o de pie o acostada, no encontraba la posición más adecuada todo era molestia. Lo extraño era que el dolor se daba sobre uno de los lados de su cabeza. Le parecía que alguien la estaba golpeando con un martillo. Ese dolor le podría durar media hora, pero a veces continuaba hasta seis horas.

Definitivamente eso es a lo que llamamos una migraña. He oído que a algunas personas puede durarle varios días. Los que las han sufrido pueden darse cuenta cuándo les está por venir nuevamente porque comienzan a ver como unos flashes de luz o líneas en zig-zag. Hasta puede suceder que de pronto pierden la visión, no pueden ver nada por un momento. A esas luces y líneas se les llama “auras”.

A algunas personas les sucede que sienten debilidad en sus músculos y pierden de pronto su sentido de coordinación. Hasta pueden tropezarse o tener dificultad para hablar.

Podemos decir que una migraña es un muy mal dolor de cabeza, pero existe una diferencia entre el dolor de cabeza y la migraña.

Creo que todos habremos tenido un dolor de cabeza, ya sea al estar con gripe o por causa de una indigestión o por trabajar demasiadas horas frente a una computadora. La mayoría de los dolores de cabeza se dan, en la frente, a los lados o arriba de la cabeza.

Pero una migraña es diferente. Ocurre una y otra vez y tiene más síntomas.

El dolor es intenso sobre uno de los lados o ambos de la cabeza. La persona a menudo siente vértigo o deseos de vomitar. Es muy sensible a la luz, a los sonidos fuertes y a ciertos olores. Realmente te inhabilita y te anula para valerte por ti misma. La persona pierde días de trabajo o de estudios en el colegio o la universidad.

Existe un buen número de personas que sufren esta enfermedad. Una de cada diez entre los adolescentes. Generalmente las migrañas comienzan a darse en la niñez y pueden mejorar o empeorar con los años. Las mujeres las sufrimos más que los hombres.

Los informes médicos dicen que si alguien en la familia las sufre, existe más probabilidad que los hijos las sufran. Muchas son las cosas que pueden producirla.

Le llamaremos gatillos o disparadores y podemos mencionar algunos de ellos.

Por ejemplo:

=Cuando estás ansiosa por algo

=Cuando te sientes estresada.

=Cuando no estás alimentándote bien o durmiendo suficiente.

=Cuando estás expuesta a luces muy brillantes

=Fumar y tomar alcohol  son dos disparadores comunes.

=Algunos productos lácteos como la crema doble, el chocolate o los fiambres.

=En las mujeres se puede dar por los cambios hormonales o en períodos menstruales.

¿Cómo se diagnostica y se trata?

Ante todo debemos saber que las migrañas no se dan de la misma manera en todas las personas porque puede tener diferentes disparadores. Por tanto será necesario averiguar cual es la causa que produce ese malestar. Para eso habrá que poner atención en lo que se come, se toma o se hace para ir descartando las posibles causas o comidas.

Luego entonces vendrá el tratamiento a seguir.

Algunas personas deberán cambiar su estilo de vida, sus horas de sueño, hábitos alimenticios u otras conductas.

Seguramente el doctor recetará alguna medicina para evitar náuseas o vómitos y algo para calmar el dolor. Otra posibilidad es hacer ciertos ejercicios para evitar estar muy tensa y lograr un relax. Creo que todas deberíamos hacer cierta gimnasia o ejercicios que siempre ayudan a estar mejor.

El dormitorio debe ser un lugar muy tranquilo y tener la luz apagada hasta lograr que se pase el dolor.

Las visitas al médico son importantes para hacer un seguimiento de la enfermedad.

En el caso de las mujeres puede estar relacionado con los períodos menstruales; por tanto después de la menopausia la situación podría mejorar..

Una manera de prevenir las migrañas es conocer bien cuales son los “disparadores” que ayudan a producirla y evitarlos. Por ejemplo ciertas comidas, los chocolates, postres cargados de crema de leche o ciertos estilos de vida.

Largas horas trabajando en la computadora sin cambiar de posición.

Evitar cosas tales como el abuso del café, bebidas alcohólicas o el fumar.

Es importante tener siempre a mano o como dicen los vendedores, nunca debería faltar en la cartera de la dama o en el bolsillo del caballero; nos referimos a la medicina apropiada y recetada por un médico para tomarla antes que el dolor se agudice.

Como las migrañas se dan de forma diferente de una persona a otra es importante llevar un autocontrol de cual puede ser la causa para evitar justamente esas cosas que sabemos nos perjudican.

Puedes tener en cuenta estas recomendaciones si llegara el dolor:

= Recuéstate en un cuarto oscuro y tranquilo.

=Coloca toallas o compresas frías sobre tu frente

=Masajea tu cuero cabelludo usando bastante presión de tus dedos

=Presiona tus sienes.

=Relájate y quédate tranquila.

Esperamos que estos consejos te sean útiles y te sirvan en el momento que estés sufriendo una migraña.

3 Comentarios

  1. karina dice:

    HOLA que Dios les bendiga gracias por publicar este articulo sobre la migraña, yo sufro de este mal pero muchas gracias por esta recomendaciones que dan los pondre en practica. reciban mis saludos y que DIOS siga bendiciendo sus ministerios. Bendiciones en Cristo.

  2. GRACIELA dice:

    DIOS LAS BENDIGA X PUBLICAR SOBRE LA MIGRAÑA SUFRO ESTA ENFERMEDAD HACE MUCHO Y SOLO ENCUETRO ALIVIO CON MEDICACION .DESEO DE TODO CORAZON QUE NUESTRO SEÑOR JESUS CONTINUE BENDICIENDO VUESTRA GRAN OBRA .LA CUAL CONSIDERO ADMIRABLE .SALUDOS Y BEND

  3. Angelica dice:

    Saludos mis hermanas en Cristo,
    Que Dios les bendiga, gracias por publicar este articulo sobre la migraña i por las recomendaciones .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.