Editorial Setiembre 2009

1 de Setiembre
1 septiembre 2009
3 de Setiembre
3 septiembre 2009

Querida amiga e intercesora:

Alabo a Dios por tus compasivas oraciones. Ellas tienen el poder de preparar el camino mientras los equipos del Proyecto Ana comparten el amor de Dios con las mujeres alrededor del mundo. Si has orado con nosotros por años o si sólo te has unido a este “grupo de oración global”, por favor acepta mi sentido agradecimiento a favor de nuestros equipos  y mujeres con necesidad de esperanza.

Este mes, en más de 100 países los intercesores de Proyecto Ana estarán orando por dos cosas simples y comunes: ¡La salud de las mujeres y el agua limpia! Lamentablemente, estos no son temas tan simples para la mayor parte de la población del mundo. Si tus necesidades básicas por comida y agua están suplidas, estoy segura que estás muy agradecida, como yo lo estoy. De modo que, más allá de nuestra gratitud y compasión te pido que ores especialmente por la mayoría de las mujeres a las cuales el Proyecto Ana sirve alrededor del mundo – ¡mujeres que darían todo por ser capaces de abrir un grifo con agua limpia para beber en sus hogares! Muchas me han dicho cómo se levantan al despuntar el alba para ir a buscar agua de un pozo lejano o de un río. También me han hablado acerca de lo que significa ver a sus hijos débiles y enfermos por la falta de nutrición y servicios sanitarios. Después de todo, el agua limpia es un canal de vida, pero contaminada es un canal de enfermedades y aún de muerte.

¿Te has preguntado alguna vez porqué Jesús usó la analogía del pan y el agua para hablar de sí mismo como el Único que puede satisfacer el hambre y la sed del alma?

Realmente ¡Él es el “pan” y el “agua” de vida que llevamos a las naciones a través del super-poder de la radio y el mega- poder de la oración! El hecho que naciones desarrolladas cuiden de la necesidad y tengan un adecuado sistema de salud para su gente hoy día, es el resultado directo de la influencia del Cristianismo y la Biblia.

Así que, querida amiga y amigo, únete a nosotras en esta inquebrantable cadena mundial de oración. Recuerda que, aunque algunos eslabones de esta “cadena” son intercesoras viviendo en villas remotas de Indo-China, África, América del Sur y Europa Oriental- son las mismas mujeres por las cuales estamos orando. Levantémoslas ante el Trono de Dios y creamos que Dios responderá nuestras oraciones y las librará de un apuro tan malo.

Que puedas ser bendecida, mientras oras para llegar a ser una bendición a estas queridas mujeres hoy.

Creyendo contigo en lo imposible,

Marli Spieker

Directora/Fundadora del Ministerio Global

Proyecto Ana

1 Comment

  1. Nery Riverol dice:

    Me gustaria pertenecer a esa red de mujeres Intercesoras que son ustedes, yo soy Intercesora en mi pais Venezuela pertenezco a la Iglesia Vision Don Divino en Maracay, estado Aragua Venezuela gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.