10 de Noviembre

Por los intercesores que se reúnen para los 40 días anuales de oración y ayuno del Proyecto Ana. “Debido a la gran batalla espiritual yo necesitaba renovación y restauración. Cuando me uní al grupo de oración y ayuno, descubrí una nueva esperanza: orar más por otros. Al principio comencé orando por la mañana y la noche, pero luego dediqué todo el día a la oración. El Señor me fortaleció por medio del Espíritu Santo y aumenté mi oración y ayuno a tres días de la semana. Encontré mucha paz y nuevas fuerzas en el Señor. Tomé los calendarios de oración que usted envió a la iglesia y los distribuí para cada uno. Mi corazón se encendió como un fuego y continúa así- ¡Gracias a Dios! (Uruguay)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.