Editorial Diciembre 2009

4 de Diciembre
4 diciembre 2009
Cómo ayudar a un deprimido
4 diciembre 2009

Querida intercesora y amiga:

Te bendigo con las palabras de Pablo: “Porque Dios, que mandó que de las tinieblas resplandeciese la luz, es el que resplandeció en nuestros corazones…” (2ª. Cor. 4:6)

¡Qué gozo tenemos, no sólo llevando Su luz en nuestros corazones, sino también esparciéndola con nuestras oraciones en las vidas de mujeres que están viviendo una  indecible oscuridad espiritual, intelectual y cultural. Que la presencia de Dios continúe alumbrando tu camino con esperanza mientras te unes a nosotras en oración por las mujeres en gran necesidad.

Escribo esta carta desde la Primera Mesa Redonda del Proyecto Ana europeo con las coordinadoras nacionales representando nueve naciones. Viendo su pasión y escuchando sus informes, estoy convencida, más que nunca, que la esperanza en Dios realmente funciona. ¡Qué magnífica salvación y restauración está tomando lugar en muchas naciones a través del Ministerio de Proyecto Ana! En realidad, la esperanza que compartimos- la esperanza de Dios- es gozo sin pena; paz sin desesperación y el regalo de la salvación por los perdidos. Las promesas de Dios son el fundamento de nuestra fe. No es una vaga expectación humana, ni un intento positivo de “mirar el lado brillante de la vida.” Es Su esperanza- el poder que da vida y transforma a las mujeres donde sea que estén.

Mientras oramos juntas este mes, fijemos nuestros ojos en el triunfo de Cristo sobre los poderes y autoridades de las tinieblas. No olvidemos nunca que “El despojó a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz.” (Colosenses 2:15)

Este mes el calendario de oración nos da un panorama de la terrible situación que se encuentran las mujeres hoy día. Me recuerda cuando Jesús miró a las multitudes agobiadas y desamparadas, “como ovejas sin pastor.” Describe el relato que Él fue movido a compasión. Él dijo, “A la verdad, la mies es mucha pero los obreros pocos. Rogad al Señor de la mies que envíe obreros a Su mies.” (Mateo 9:37)

Hay mucho aún por hacer, y muchos aún sin esperanza. Gracias por tu trabajo al orar con nosotras.

Sirviendo juntas con gozo,

Marli Spieker,

Directora/fundadora Ministerio Global

Proyecto Ana

3 Comments

  1. maría del c chávez dice:

    Doy gracias a Dios por vuestro ministerio.La tarea no es fácil pero con el Señor es posible.Dios les continúe bendiciendo.

  2. Angela Abreu dice:

    Hola Dios bendiga todo su ministerio. Soy de Uruguay y les comento que muchas veces cree que su sufrimento es peor que el de los demàs ¡pero, cuanto sufrimiento hay en el mundo! Dios con su poder sanador es como un bàlsamo que calma, que tranquiliza, y poco a poco nos apacigua hasta no desesperar. Por fe sabemos que Dios siempre està,en oraciòn fiel, constante,el escucha nuestro clamor. En esta Navidad, celebremos el Nacimiento de Nuestro Salvador, sabiendo que se ha entregado por nosotros que muriò y resucitò. DIOS BENDIGA A TODAS LAS MUJERES QUE CUMPLEN EL MINISTERIO Y A TODAS AQUELLAS QUE BUSCAN A DIOS EN DIVERSAS CIRCUNSTANCIAS PERO CON FE Y FIDELIDAD. NO DEJEN DE ORAR.

  3. olga dice:

    esyoy pasando por una situacion dificil en mi matrimonio,necesito oracion ,vivo en E.U como me puedo unir a ustedes en esya pagina tan interesante ,me pueden contestar en mi direccion,GRACIAS DIOS LES BENDIGA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.