Editorial Febrero 2010

Querida intercesora de Proyecto Ana:

Oro para que esta carta te encuentre gozando de la libertad por la cual Jesús murió para darnos. Dios nos hizo remontarnos libremente a las alturas de intimidad con nuestro creador, para caminar en nubes de justicia y para tener la fe y la fortaleza interior para mover montañas de imposibilidades, indignidad y dolor.

Nunca olvidaré la mirada vacía de mujeres que ministramos en una prisión en Asunción, Paraguay. Cuando ellas oyeron el mensaje de amor de Cristo, Dios tocó los corazones y muchas mujeres fueron libres aquel día. Recibieron salvación, perdón y paz para sus almas. Aún aunque sus cuerpos estaban detrás de las barras de hierro, sus almas comenzaron a volar alto, más cerca de su Redentor, Jesús. Hoy, hay una comunidad de adoración dentro de la prisión. Lo mismo ha sucedido en muchas otras prisiones alrededor del mundo. Todo esto fue posible a través del ministerio de los equipos de Proyecto Ana y como resultado de sus oraciones. Ahora ellas necesitan nuestras oraciones para tener fortaleza y gracia para soportar la prueba y conducir a otras a Cristo.

Mientras preparas tu corazón para hacer la guerra espiritual orando por las mujeres en prisión, este mes, ruego a Dios que te dé la fe de ver Su Espíritu trabajando sobrenaturalmente en la vida de las prisioneras alrededor del mundo. Oremos también por el equipo lleno de compasión del Proyecto Ana de voluntarias que encarnan las manos y pies de Jesús de tantas formas en las prisiones a través de Europa, Äfrica,  Asia y América del Sur. Oremos para que los programas Mujeres de Esperanza, que en algunas prisiones se transmite a través del sistema interno público, para que continúe. Ore para que el mensaje liberador del amor de Dios traspase los corazones de las prisioneras y las haga libres de las ataduras de Satanás.

Oremos con expectación y con fervor, creyendo con cada fibra de nuestro ser en el grandioso poder de nuestro Dios para liberar a las prisioneras del dominio de la oscuridad por Su maravillosa luz.

Te agradezco desde lo profundo de mi corazón por unirte a nosotras en oración y amar a estas queridas mujeres que están en prisión.

Regocijándonos en la liberación y gracia de Jesús,

Marli Spieker

Directora y Fundadora del Ministerio Global

Proyecto Ana

TESTIMONIOS.

Angola

Impacto espiritual durante el período de oración y ayuno.

Más de 100 damas que asistieron a la ceremonia de clausura hicieron una decisión de caminar en santidad y otras 10 rindieron su vida a Jesucristo.

= “Yo era una mujer llena de dolor en mi corazón, mi esposo no me hablaba amablemente. Hoy siento amor y paz en mi corazón cuando mi esposo no se dirige a mi con cariño.”

= “Siempre agradezco a Dios por estar conmigo. Mi hija se fue del hogar con una actitud rebelde. Durante el tiempo de oración le entregué este asunto al Señor. Hoy mi hija ha vuelto. Me pidió perdón y aceptó a Jesús como su Señor y Salvador. ¡Dios cambió su vida! Ruego que Él la guíe.”

= “Durante el tiempo de oración y ayuno compartí un pedido de oración con algunas hermanas acerca de la amargura, desilusión y la necesidad de perdón hacia  mi esposo. Esa amargura trajo muchas barreras a ni vida. He aprendido acerca de la real sumisión  y el real amor durante el tiempo de ayuno y oración. Alabo al Señor por todo lo que está haciendo en mi vida. No tengo palabras para agradecer por su cuidado y amor.”

Testimonio de mujeres en la Prisión de Luanda.

= “Yo era una mujer que me emborrachaba a menudo a pesar de cantar en el coro de la iglesia. Aún en la prisión donde estoy ahora, acostumbro a beber a escondidas. Fui transferida de una prisión a otra debido a mi mal comportamiento. Fue aquí, en la segunda prisión, que conocí a las mujeres de Proyecto Ana que estuvieron enseñando “El Corazón del Hombre” y me invitaron a asistir a los estudios bíblicos. Yo no acepté la invitación en ese momento porque no veía que Dios me ayudara. Después de algún tiempo comencé a asistir a los estudios bíblicos. En cada lección Dios me estuvo mostrando mi corazón pecaminoso. Me arrepentí de todos mis pecados. Hoy no tengo miedo del Diablo porque Jesús salvó mi vida.”

= “Alabo al Señor por darle sanidad física a mi abuela. Presenté su situación física como un pedido de oración a otros hermanos. El 28 de octubre recibí una carta en la prisión donde me encuentro con la noticia de que mi abuela está marchando bien. ¡Es el milagro de Dios! Dios que escucha nuestras oraciones. Gracias.”

= “Acostumbraba a fumar a pesar que acepté a Jesucristo como mi Señor. Hacía lo mejor de mi para dejar el cigarrillo, pero no podía. Luego de asistir a las sesiones de Ayuno y Oración, Jesús me hizo libre de este mal hábito. ¡Alabado sea el Nombre del Señor!

1 Comentario

  1. maria cecilia zevallos dice:

    Bendito sea Dios por toda sus bendiciones y misericordias, anhelo tener un calendario para leer la biblia diariamente, una guia especificamente y favor indiquenme como hacer mis devocionales, pidooracion por mi y mis hijos y nietos, ayudesme a agradecer aDios por que mi nieta ya tuvo su bebita y soy bisabuela Bendito sea el Senor mi Dios es muy bendecida aun no se arregla lo de su matrimonio, pero lo he entregado en oracion a mi Dios, por favor necesito mucho la guia para tener encuentros con el Senor diariamente por su palabra al igual que ayuno y oracion . Que mi buen Dios las bendiga a ustedes y a todas las mujeres delmundo .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.