Señor, Señor. Tú antes, tú después, tú en la inmensa

hondura del vacío y en la hondura interior:

tú en la aurora que canta y en la noche que piensa;

tú en la flor de los cardos y en los cardos sin flor.

Tú en el cenit a un tiempo y en el nadir; tú en todas

Las transfiguraciones y en todo el padecer;

Tú en la capilla fúnebre, tú en la noche de bodas;

Tú en el beso primero, tú en el beso postrer-.

Ti en los ojos azules y en los ojos obscuros

Tú en la frivolidad quinceañera, y también

En las grandes ternezas de los años maduros;

Tú en la más grande sima, tú en el más alto edén.

Si la ciencia engreída no te ve, yo te veo.

Si sus labios te niegan, yo te proclamaré.

Por cada hombre que duda, mi alma grita: “Yo creo”

¡Y con cada fe muerta, SE AGIGANTA MI FE!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.