Ayúdenme, estoy perdida

En las lecciones para la Vida trataremos de investigar hoy cuánto en realidad nos conocemos a nosotras mismas. ¿Qué ambiciones tenemos para la vida y cómo podemos lograrlas o hacerlas realidad? Contaremos el testimonio de una amiga que en algún momento de su vida se sintió muy mal, sin rumbo y sin un propósito por el cual vivir.

Tita, una amiga de Mujeres de Esperanza nos compartió qué significó para ella ver a su querida mamá pasando un tiempo muy malo en su vida. En un momento comenzó a sufrir una severa depresión y aunque estuvo recibiendo ayuda profesional, le llevó bastante tiempo antes de volver a sentirse ella misma.  Nos contó que su mamá, normalmente era una persona activa y alegre. Siempre se le veía plena de energía y nuevas ideas, muy brillante y le gustaba descubrir cosas nuevas e interesantes.

Tita nos dijo: “Era muy triste llegar a casa luego de un día de estudios y clases y encontrar a mamá en su cama, dormitando… o apenas leyendo… o peor aún – llorando. Cuando le preguntábamos porqué estaba llorando ella simplemente nos decía: “No sé querida, pero trata de no preocuparte, estoy segura que pronto estaré bien.”

Gracias a Dios, un par de años más tarde, luego de los tratamientos médicos y ayuda de una consejera, la mamá de Tita se recuperó. Comenzó a comprender lo que le decían los profesionales: “Su problema es que usted se encuentra perdida, extraviada”

Esta mujer había tenido un trabajo y una carrera por años… se sentía necesaria e importante en una empresa. Pero luego, dejó para ser esposa y madre y estos roles llenaban su vida. Era una amante esposa y una buena madre, pero con el paso del tiempo, los hijos salían casi todo el día para sus clases y estudios y ella comenzó a sentir como que ya no era necesaria y útil. Comenzó a tener sentimientos negativos, cosas así como un vacío y temor por el futuro. No se sentía motivada a hacer las cosas… y con los días llegó a estar muy deprimida.

La consejera le dijo: “Usted necesita descubrirse a usted misma y su PROPÓSITO en la vida.”  Y así comenzó un viaje por su mente para descubrir quién era ella realmente y qué sería lo que le devolvería su sentido de propósito…

¿Sabes Andrea? Me pregunto si alguna de nosotras no estamos como esta mujer… perdidas en la vida y sin un propósito por el cual vivir.   Las mujeres a veces y a pesar de estar bien ocupadas podemos caer en momentos de desesperación y no encontrarle sentido a la vida ni a las cosas que hacemos. Por ejemplo, la madre con niños pequeños está sumamente ocupada, sin embargo puede sentir que su trabajo no es importante.

Podría ser como con la madre de Tita, haciendo la tarea de cada día, todo lo que otros esperarían de ella… pero se sentía como un barco sin timón, llevada por las olas en toda suerte de direcciones… sin poder tomar control de la situación y darle la dirección correcta. Ella por sí misma no podía descubrir cual era el propósito de su vida.

Si por casualidad esa es tu condición hoy, permíteme ayudarte… Sabes amiga que, tener un sentido de valor y propósito en la vida, es una necesidad normal del ser humano. Todos necesitamos saber que somos importantes para alguien… que tenemos valor para alguien más… que hacemos la diferencia en la vida de alguna persona. Sólo el hecho de estar vivas significa que existe un propósito para nuestra vida.

¿Alguna vez te has detenido a pensar que lo que HACES es bien diferente a QUIEN tú eres? Lo que haces puede ser muy importante, pero si entiendes quien eres y qué te gustaría hacer podrías comenzar a descubrir tú propósito en la vida.

La madre de Tita descubrió que a ella le gustaba mucho ayudar, que se compadecía de las necesidades de los otros y siempre estaba dispuesta a dar una mano para que otros se sintieran bien. Le gustaba hacer cosas prácticas para los demás. Después de su tiempo de depresión, tuvo que descubrir maneras en que podría realizar lo que sentía en su interior, llenando esa su necesidad al mostrar amor y cuidado hacia quienes lo necesitaran.

Ella pudo salir y enfrentar los temores que vienen después de dejar un trabajo remunerado. Comenzó ayudando a personas no videntes. También enseñó a las niñas de colegios secundarios por varios años. Haciendo cosas tan diferentes descubrió que ahora podría ser quien realmente era. Podríamos decir que re-descubrió el propósito de su vida. Continuó por años ocupándose de sus hijos, nietos, su esposo y otras personas con toda clase de necesidades en su comunidad. Encontró otra vez un propósito para su vida. ¿Qué acerca de ti, amiga? ¿Te sientes insatisfecha y frustrada porque te parece que lo que haces no te trae satisfacción? ¿Tienes acaso sentimientos de vacío, temor o depresión porque crees que no hay un propósito en tu vida?

Quienquiera que seas, tu vida tiene una razón de ser; sólo debes descubrirla.

¿Qué pasos deberías dar para lograrlo?

Lo primero de todo- toma tiempo para pensar acerca de ti misma. Pon atención cuales son las cosas que te motivan y te atraen. Qué es lo que te hace sentir cómoda y feliz.

Haciendo qué cosas te sientes gratificada y estimulada.

Si tienes buenas amigas ellas podrán ayudarte a descubrir tus cualidades fuertes y qué características de tu personalidad se destacan. Cuando comienzas a descubrir quién realmente eres a su vez comenzarás a entender qué sentido o propósito tiene tu vida.

La segunda cosa que deberías hacer es buscar por todos los medios tratar de aprender algo de eso que tanto te interesa. Quizás al momento estás trabajando en algo para ganar tu dinero porque lo necesitas (para sostenerte y pagar tus cuentas) aunque no sea lo que más satisfacción te trae, pero aún así puedes descubrir lo que realmente te haría sentir bien. Hay cosas que podemos hacer sin tanto estudio, más bien por amor y gusto de realizar ciertas tareas tales como cuidar niños, ancianos o enseñar algo que hemos aprendido. Todos enfrentamos cambios en la vida… diferentes momentos… diferentes oportunidades… pero siempre debes tratar de ser tú misma. Descubre oportunidades en cada etapa de tu vida y trata de hacer cosas que le den propósito.

Lleva su esfuerzo, pero la satisfacción que te permite disfrutar vale la pena.

1 Comentario

  1. marylu dice:

    la paz sea con todas ustedes tia que gran familia somos , porque somos familia de la fe quisiera decirle muchas cosas para que sea buena en mi vida espiritual y creo que ya lo encontre en esta paguina saben que mi problema es que me da miedo salir sola por que creo que me va pasar algo se qque no estoy confiando en el señor . mpero eso paso despues de una gran depresion pero no entiendo que fue lo que me paso creoque leyendo este arituclo de ayudame estoy perdia creo que me identifique por que yo trabjaba y despues mi esposo ya no quiso quisiera que oraran por mi para que el espiritu del señor meayude gracias por poner estos articulos bendiciones mis hermanas en cristos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.