20 de Agosto

Jovencitas que fueron forzadas a casarse cohombres muy mayores y luego fueron abandonadas cuando sus pequeños cuerpos fueron dañados al dar a luz. Sus bebés por lo general nacen muertos y ellas sufren de dolor, olor y vergüenza por alguna fístula obstétrica o alguna perforación en la vejiga o intestino. Ore por los pocos doctores que hacen cirugía reconstructiva a miles de los dos millones de mujeres que sufren de fístulas. (UNFPA)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.