Salmo 139:7-12

Señor, ¿A dónde me iré de tu Espíritu?

¿Y a dónde huiré de Tu presencia?

Si subiere a los Cielos, allí estás Tú;

Y si en el seol hiciere mi estrado,

He aquí, allí Tú estás.

Si tomare las alas del alba

Y habitare en el extremo del mar

Aún allí me guiará Tu mano

Y me asirá Tu diestra

Si dijere: Ciertamente las tinieblas

Me encubrirán;

Aún la noche resplandecerá

Alrededor de mi

Aun las tinieblas no encubren  de ti,

Y la noche resplandece como el día

Lo mismo  te son las tinieblas que la luz

Te alabaré, Señor mi Dios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.