Cultivo y rotación

Jacob y José
7 diciembre 2010
Jesús calma la tempestad
7 diciembre 2010

No me entiendo mucho con las plantas, sólo sé que si no las riego se me secarán, así que trato de ponerles un poco de agua de vez en cuando. Por otro lado pensé que si mis vegetales crecían robustos en un lugar debía dejarlos siempre allí. Hemos aprendido mucho con nuestro amigo jardinero.

Él nos dijo algo muy interesante. Algunas plantas usan o absorben el alimento del suelo, mientras que otras lo producen. Por ejemplo, el nitrógeno que ayuda que las plantas crezcan, es producido en ese suelo por algunas plantas, tales como arvejas o guisantes y habichuelas o habas. Otras plantas lo usan o absorben. Así que, tiene sentido plantar arvejas y habas un año y luego algo otro el próximo año para usar el nitrógeno extra que se encuentra en el suelo. Si cavaras para mirar las raíces de los porotos y las habas verías pequeños nódulos o grumos en ellas Eso es donde la bacteria ha estado trabajando para transformar el nitrógeno que hay en esa tierra o suelo a una forma que las plantas puedan absorber o usar. Después que el grano haya sido cosechado, corta o saca las arvejas y habas, dejando las raíces debajo. Esas raíces se descompondrán liberando su nitrógeno mientras que crece el próximo cultivo que pondrás allí.

Me resulta por demás interesante este asunto. La pregunta de la amiga será, qué cosa debería plantar entonces para que crezca bien allí.

El jardinero nos dijo que vendría muy bien plantar vegetales de hojas verdes como repollos y brócolis. Y además podrías plantar allí vegetales de  raíces profundas como ser papas, zanahorias, radichas y remolachas.

Como también podrías plantar ajos, cebollas y espinaca.

Me gusta la calabaza y el maíz pero el jardinero me explicó que sería mejor cultivarlos en la próxima estación  después de añadirle algún estiércol para abonar la tierra.

Todavía no hemos mencionado los tomates y las berenjenas que me gustan tanto.

Pues entonces debemos cultivarlos. Será lo próximo que plantaremos en ese suelo, pero debemos agregarle algún alimento ya que los cultivos anteriores se habrán absorbido todo.

Estamos hablando como ves de un continuo movimiento de cultivos. Pareciera como que movemos una rueda que gira y gira.

Así lo llaman los que estudian el suelo. Ellos dicen a esto “Rotación en el Cultivo” Como si fuera una rueda. Un cultivo sigue a otro. Pero si divides el suelo de tu jardín en cuatro parcelitas, podrás cultivar todos los vegetales a la vez, rotando el cultivo de cada cosa en suelos diferentes cada año. No importa que tengas un terreno pequeño, si lo cuidas tendrás de todo para comer.

Veamos si recordamos lo aprendido. Dijimos que las arvejas o guisantes y las habas o habichuelas dejan nitrógeno en el suelo, así que después de esos vegetales podemos cultivar allí plantas de hojas verdes como los repollos y brócolis.

Y después de eso, plantas con raíces profundas tales como papas, zanahorias, remolachas… y ajos y cebollas y espinacas.

Y finalmente en el cuarto año, cultivos de tomates, berenjenas y otros…

Eso suena muy bien si tienes un buen jardín en el fondo de tu casa. ¿Pero qué si las personas tienen apenas un pequeño patio o unos pocos macetones con tierra?

Puedes usar el mismo método sólo que lo logras en 3 o 4 contenedores o macetones con tierra. Debes recordar de plantar uno diferente cada año lo que quieres cultivar para obtener mejores resultados.

Otra razón de rotar el cultivo de las plantas se debe a que en el suelo viven millones de criaturas vivas. La mayoría son amigos nuestros porque mantienen el suelo con vida y proveen alimento a las raíces de las plantas. Pero también existen muchos pequeños enemigos. Cada tipo de planta está rodeado de ciertas criaturas vivas que gustan alimentarse de ellas. Así que si cada año plantas el mismo cultivo en el mismo lugar esos seres se multiplican llegando a ser tantos que el peligro es que destruyan la planta. Al cambiarla de lugar y colocar otras allí esos enemigos no tendrán la chance de aumentar en número al no preferir el otro cultivo.

Como puedes ver la rotación de los cultivos ayuda a controlar los insectos también. Por lo general tienen sus preferencias de las plantas que comerán. Algunos de estos animalitos dejan sus huevos cerca de las raíces que les servirán de alimento luego. Al cambiar el vegetal de lugar no les damos la oportunidad de tener su planta favorita cerca.

Además de todo lo que hemos dicho queda mucho por aprender. Puede ser que la situación de tu jardín no es el lugar ideal debido a que tiene demasiada sombra, poca luz del sol o demasiada luz del sol. Deberás tener en cuenta esos detalles e ir adaptando esto también según la necesidad de las plantas.

Pero vale la pena el esfuerzo porque cultivar tus vegetales y plantas te traerá mucha satisfacción y los cultivarás bien frescos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.