Editorial Septiembre 2011

 

Querida Amiga e intercesora:

 

¡Las palabras no pueden expresar mi gratitud por el “trabajo de oración” que haces con nosotras cada mes!

 

Pueda Dios recompensar y retornar las bendiciones por lo que tú representas para mí y para los equipos de

 

Proyecto Ana alrededor del mundo.

 

Este calendario de oración es una ventana a una región desafiante donde las mujeres son culturalmente

 

oprimidas y sistemáticamente explotadas. Desde 1998, cuando comenzó el Proyecto Ana en Singapur,

 

corazones y puertas hacia el ministerio en el Sudeste de Asia se han abierto de maneras asombrosas. Hoy los

 

programas Mujeres de Esperanza pueden ser escuchados a través de cientos de estaciones de radios sobre toda

 

la región. Incontables mujeres (y hombres) reciben importante información sobre salud, consuelo, esperanza y

 

fe en Cristo, escuchando en muchas ciudades grandes y en miles de remotas villas.

 

Detrás de la producción, distribución de radios, CDs, cassettes y calendarios de oración hay una hueste de

 

mujeres extremadamente dedicadas- Equipos de Proyecto Ana- que caminan por las polvorientas calles, escalan

 

escarpadas montañas y montan bicicletas para hacer el seguimiento a los oyentes, incorporando el amor de

 

Cristo donde sea que estén. Su compromiso y coraje enfrentando culturas adversas, persecución y extrema

 

pobreza me inspira y anima grandemente.

 

En mi reciente viaje al Sudeste de Asia, ví cómo el equipo de Ruthanna en Filipinas contesta cientos de

 

mensajes de texto en respuesta al programa. La hermana Buakab nos llevó a remotas villas a horas de Chiang

 

Mai, Tailandia para reunirnos con nuevas oyentes y creyentes tribales. En Camboya conocimos cientos de

 

viudas y huérfanos, oyentes del programa en Khmer. Visitamos también a grupos de oyentes de iglesias en

 

casas, en Vietnam. Yo experimenté la presión que ellas enfrentaron cuando fuimos interrumpidas en una

 

reunión en nuestro hotel y cada dama vietnamesa tuvo que presentar su documento de identificación. En

 

Myanmar, Indonesia y otras partes de Sudeste de Asia, Dios está usando a estas queridas mujeres para cambiar

 

vidas – una mujer por vez.

 

Por favor ore que las puertas se abran en Laos, Malasia y Singapur pronto. ¡Las mujeres del Sudeste de Asia

 

necesitan a Jesús más que nada! Regocíjate con nosotras que la ESPERANZA aún está siendo proclamada en

 

una manera cultural y poderosamente relevante. “Envía su mensaje a la tierra; velozmente corre Su palabra”

 

(Salmo 147:15). Juntos hacemos este trabajo de redención a través de nuestras oraciones. “La ferviente oración

 

del justo, obrando eficazmente, puede mucho” (Sant. 5:16). ¡Lleguemos fervorosamente ante Su trono!

 

Creyendo contigo

 

Marli Spieker

 

Directora/Fundadora Ministerio Global

 

Proyecto Ana.

 

Radio Trans Mundial.

1 Comentario

  1. maria arevalo dice:

    Dios les continue bendiciendo es de gran inportancia lo que les permite Dios acer quiero contarles que estamos formando un grupo de oracion i les e ablado alas hermanas de proyecto ana quisiera saver si fuera posible me mandaran unos dies folletos para darselos pues quiero contarles que yo siempre e recivido el calendario de oracion pero este mes de septiembre no lo recibi.estamos formando un grupo para orar las veintecuatro oras una ora o media ora cada una i alli queremos incluir las peticiones del calendario bendiciones i espero sus respuestas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.