El cuidado de tus pies

30 de Setiembre
30 septiembre 2012
El ejemplo de Jesús del servicio humilde
1 octubre 2012

“Oh mis pies”, gimió Susi.  Se sentó sobre el muro, frente al mercado, se quitó los zapatos y se frotó los dedos. “Esa larga caminata me trajo mucho dolor” le comentó a su amiga Marli.  “Voy a descansar un poco, antes de comenzar con las compras.” A lo que su amiga replicó: “Mis pies también necesitan un descanso, por tanto, me sacaré los zapatos y me quedaré aquí contigo por unos minutos.” Luego de un descanso, ambas continuaron con las compras en el mercado.

 

Espero que tus pies estén bien hoy. De otro modo te invito a sentarte  y compartir esta media hora con nosotras. Si quieres puedes quitarte los zapatos, así estarás más cómoda y aliviada. Para algunas de nosotras, puede ser que los pies no sean la parte más hermosa de nuestros cuerpos pero estoy segura que deben hacer mucho para ayudarnos. Transportan nuestros cuerpos por todos lados durante todo el día.

¡Qué trabajo impresionante!

 

¿Sabes? Quiero mucho a mis pies, porque soy inquieta y me gusta andar todo el día.  Ellos tienen que cargar conmigo, aunque estén cansados,  yo los obligo a seguir.

Estoy segura que te gustará saber cómo cuidar mejor tus pies.

 

¡Qué maravillosos son los pies! ¿No te parece? Ellos sostienen nuestros cuerpos y los transportan a donde les ordenamos. ¿Has examinado detenidamente alguna vez, estos maravillosos miembros del cuerpo?  Están formados por  un sinfín de huesos pequeños. Casi un cuarto del total del número de huesos en todo nuestro cuerpo los encontrarás en los pies. En un pie hay 26 huesos… 33 uniones… y muchos ligamentos, músculos y tendones sosteniendo esos pequeños huesos juntos.

¡Realmente nuestros pies son complejos! Estoy segura que a veces al final del día, nos permiten saber que han estado trabajando demasiado. Me parece sentirles decir: ¡Dame un descanso!  Estoy segura que a ti te debe pasar lo mismo cuando los sientes cansados y con dolor. Merecen que se les trate bien.

 

Y debemos reconocer que no siempre lo hacemos, por tanto, vamos a tener ahora algunas sugerencias acerca de cómo podemos cuidar nuestros pies  y mantenerlos saludables y cómodos. Quizás quieras aprender con nosotras practicando ahora mismo dándoles un masaje con tus propias manos. Pero primero, vamos a lavarlos y luego usaremos una crema o aceite de manos. Mientras disfrutas de esta música prepara la palangana para lavarlos con agua tibia. Los secas y luego damos el masaje.

 

Vamos a probar una de las maneras de masajear nuestros pies.

Primero y sentada derecha, coloca uno de tus pies sobre la rodilla opuesta. Coloca una mano arriba de tu pie y la otra bajo la planta del pie.

Frota suave y firmemente desde los dedos y hasta los tobillos   Desliza tus manos atrás sobre los dedos de los pies y haz lo mismo. Sentirás un alivio y notarás cuantos huesos hay allí.  Después  masajea y estira dedo por dedo y disfruta la sensación de relax que te produce eso.

 

Ahora  con un pulgar sobre el otro presiona  en diferentes partes en la planta de tu pie empezando por el centro y luego sigue por otras partes.  Luego con el pulgar presiona y realiza círculos en el arco del pie y en las partes más redondas. Te hará sentir bien.

Luego haces lo mismo con el otro pie. Colócalo sobre tu rodilla y con tus manos repites la misma operación masajeando desde los dedos y hasta los tobillos.  Primero desde la planta del pie y después por encima, no olvidando por último, dedo por dedo. Usa tus pulgares  para presionar en diferentes lugares de la planta del pie y con círculos sobre el arco para sentir descanso y alivio. Al terminar lava tus manos y masajéalas con crema para manos también.

 

¡Estoy segura que si tus pies pudieran sonreír lo harían ahora!   Parecería como que nuestras dos manos pueden ser el mejor tratamiento para nuestros dos pies cansados. Pero, estoy recordando otra manera de darle un masaje a tus pies. Coloca en una palangana unas bolas o bolitas  con las que juegan los niños. Agrégale agua caliente jabonosa e introduce tus pies allí. Cuando mueves o haces girar las bolitas bajo la planta de tus pies de seguro que eso te hará sentir muy bien.

 

Observa tus pies y piensa  acerca de todo el difícil trabajo que realizan.  Estuve hablando con mi podóloga- una especialista en el cuidado de los pies y he aprendido algunas cosas que podemos hacer  para mantener los pies saludables. Te digo algunas de esas sugerencias:

Es bueno lavar nuestros pies cada día. Usa agua tibia, caliente o fría y un jabón suave o anti- bacterial.  Enjuágalos y sécalos.  Asegúrate lavar y secar entre los dedos también.

 

Lavar mis pies cada día me ayuda a mantenerlos limpios pero también aliviados y frescos. Realmente qué bien me hace mojarlos con agua calentita.

Lo siguiente que puedes hacer es mantener las uñas limpias y recortadas, pero no demasiado cortas. No las recortes demasiado en las esquinas porque luego crecen torcidas y se introducen en la piel del dedo y puede llegar  a doler mucho.

 

He descubierto que recortar mis uñas es mejor luego de lavarme los pies o enseguida después del baño.

 

¡Exactamente!  Eso iba a decirte ahora. Nuestras  uñas están más suaves luego de lavarlas en agua y es más fácil cortarlas.

¿Tienes la piel de tus pies muy seca… especialmente alrededor del talón? Se  da especialmente  donde el clima es más seco. Los talones pueden llegar a agrietarse y doler mucho. Puedes masajear con alguna loción o aceite vegetal antes de ir ala cama. Luegoponte alguna media de algodón para dormir.

 

Algo importante en cuanto al cuidado de nuestros pies se refiere a los zapatos que usamos. Debemos escoger unos que sean confortables y  calcen bien. Es lindo tener zapatos bonitos y de moda, pero es mucho más importante tener unos  que calcen bien. Dicen que es mejor comprarlos en horas de la tarde cuando los pies ya están cansados e inflamados de caminar.   Sólo cómprate zapatos que te queden cómodos nunca los que te quedan apretados pensando que los vas a estirar más adelante.  Fíjate que quede espacio para tus dedos, pero no demasiado grandes, para que el pie no baile dentro del zapato.

 

¿Qué acerca de andar descalzas? ¿Será que nos hará bien?

Te diré que a veces está bien hacerlo, si sabes por dónde caminas y no hay  nada que lastime tus pies. Si vives cerca del mar, puedes caminar descalza sobre la arena también. Pero, en términos generales, es mejor llevar un calzado para evitar lastimar los pies con algún trozo de vidrio, o un clavo, o espinas. En áreas tropicales está el peligro de los pequeños gusanos parásitos que pueden entrar a tu cuerpo por medio de los pies, así que es mejor usar zapatos,  sandalias o tenis.

 

¿Y qué podemos decir acerca de hacer ejercicios para los pies, así como hacemos para otras partes del cuerpo? Probablemente pienses que tus pies ya hicieron suficientes ejercicios  al llevarte de un lado para otro durante el día; y por cierto que han hecho mucho. Caminar en los zapatos que te proveen buen apoyo y si son suaves  significará un excelente ejercicio para los pies. Pero podemos hacer algún otro tipo de movimientos y ejercicios cuando sentimos nuestros pies cansados y doloridos. Te describimos sólo algunos de ellos.

 

El primero que te voy a sugerir se trata de Rodarla Pelota. Consigueuna pelota pequeña como las de golf o de las de tenis de mesa. Siéntate y quítate los zapatos. Coloca tu pie descalzo sobre la pelota y gírala, no te pongas de pie, hazlo de sentada. Luego cambia para el otro y mueve la pelota bajo la planta del pie.

Otro ejercicio es para los dedos del pie. Esparce semillas de porotos secos en el piso y trata de levantarlos con los dedos. ¡Es divertido!

Otro ejercicio se trata de hacer círculos con tu pie. Siéntate derecha, levanta tu pie en frente a ti y haz círculos para un lado y luego para el otro. Repite cada ejercicio varias veces.

 

Estoy segura que estos ejercicios te harán sentir descansada.

Pero ahora quiero hablar  de algo que no es tan agradable. Se trata cuando nuestros pies huelen mal. ¿Te sucede eso? Los míos a veces no huelen muy bien.  Pues te diré, nuestros pies tienen miles de poros o pequeños agujeros en la piel por donde transpiran. Pero algunas personas transpiran más que otras y eso puede hacer que los pies tomen mal olor. Hay alguna bacteria en nuestros pies y eso también puede causar mal olor.

Hay algunas cosas que podemos hacer para que huelan bien.

 

Lava tus pies cada día con agua tibia o aún con agua fría y enjabónalos para quitarles el polvo y los gérmenes. Si usas medias siempre deben estar limpias y secas y por supuesto debes cambiártelas cada día. Usa las que son de algodón o fibra natural si puedes conseguirlas. Absorben la transpiración más fácilmente que el nylon u otras medias de material sintético.

Si tienes más que un par de zapatos, no uses todos los días el mismo par. Dales descanso a tus zapatos por lo menos un día para permitir que se sequen bien por dentro.

 

Tengo algunas recetas más para compartir. En mi ciudad se venden unas plantillas de canela. Pregunta por ellas en alguna zapatería. Son muy buenas para absorber la transpiración del pie y además no  dejan tomar olor  al calzado que usas. Las recomiendo; descúbrelas, plantillas de canela- y colócalas dentro  de los zapatos y ya verás…

 

Déjame compartir una más a mi…  El agua de té… remoja tus pies en agua de té una vez por semana durante 30 minutos. El ácido del te mata la bacteria y cierra los poros enla piel. Estomantiene tus pies secos por más tiempo.

Y  una más; antes de usar tus zapatos, espolvoréalos con talco para bebes o con soda para hornear así transpirarán menos.

 

Yo creo que mis pies se sienten felices con todas estas ideas. Disfrutarán mucho por mis amables atenciones hacia ellos.

Espero que puedas aplicar algo de esto a tus cansados pies.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.