Editorial Setiembre 2013

Querida amiga y socia de oración:
¿Por qué cada mes escribo una carta animándote a mantenerte orando junto a intercesoras en 124 países?
¡Primeramente, la necesidad ante nosotras es demasiado grande! Nadie puede hacer solo este trabajo. Los equipos
de Proyecto Ana, alrededor del mundo necesitan: fuerza, sabiduría, coraje, protección, determinación, persistencia,
paciencia, mucho amor, y compasión para lograr su trabajo. Estas cosas no se pueden ordenar “en línea.” No
las podemos obtener de los gobiernos o prestarlas de una ONG. Sólo se encuentran en el corazón de Dios. Y la
manera corriente de adquirirlas, es a través de la oración, capacitándonos para incorporar el mensaje de Cristo a las
mujeres a nuestro alrededor.
En segundo lugar, espero que esta carta mensual sea de ánimo para que te mantengas haciendo este magnífico
trabajo de oración que torna las lágrimas en gozo y las pérdidas en ganancia. Y esta transformación ocurre aún
cuando los temas por los que oramos son demasiado difíciles o demasiado extraños para entenderlos. ¡Sepamos que
hay necesidades muy simples que Dios está llenando a través de este concierto mundial de oración! Oh, yo oro que
te sientas conectada, con energía y bendecida mientras sigues nuestro calendario de oración. Y mientras lo haces
fielmente así, sientas el honor de ser una transformadora del mundo.
Me gusta saber de ti también. Hace un tiempo recibí un correo que me bendijo tremendamente:
Querida Marli, tenía que escribirte y contarte de la bendición que estoy recibiendo por estar “conectada” con otros orando por las mujeres
que necesitan conocer a Jesús como su Salvador y Señor. Tú escribiste en tu carta: “Oro que puedas recibir energía y ser bendecida hoy y
cada día del mes por el mismo ejercicio de la oración en tu favor mientras participas en esta ola mundial de intercesión.” Eso da justo en
el blanco. Yo soy bendecida y recibo energía (ese es un sentimiento que no podría identificar). Esto es usar la armadura, blandir la espada
para la batalla que de seguro, toca tu “ser interior.”
Siento como si finalmente golpeara sobre la razón que me hace sentir “usada para la causa de Jesús”.
Alabo a Dios por mostrarme un nicho en el que soy equipada para la batalla mientras tengo verdadero entendimiento. Yo sé acerca
del vacío, descarnados sentimientos heridos como los que estas mujeres están experimentando y puedo realmente orar por ellas desde mi
corazón. Soy tan animada cuando escucho que Dios está respondiendo a nuestras oraciones.”
Mi amiga, mientras oramos por las mujeres en los países más pobres de Europa este mes, hagámoslo con este
mismo sentir; de socias con Dios en Su poderosa obra salvadora mientras los corazones se vuelven a Él. La verdad
del Evangelio expone las mentiras del enemigo; y como la Esperanza de Cristo cambia vidas, levantemos su
estandarte convencidas que la sanidad y la paz tendrán lugar no sólo en las vidas y situaciones por las que oramos,
sino también en las vidas de los intercesores.
Sirviendo gozosamente contigo:
Marli Spieker
Fundadora/Directora -Ministerio Global-Proyecto Ana.
Informes y cartas de los oyentes:
Turco: La productora de Mujeres de Esperanza en turco nació en Mardin y creció en una familia siria. Vivió
12 años de su niñez en Mardin y después se mudó a Estambul. Después de la pérdida de su padre ella se enojó
mucho con Dios y le culpó por la pérdida. Quiso quitarse la vida pero entonces conoció a una mujer cristiana
en el hospital que la condujo a Cristo. Ahora está sirviendo en iglesias teniendo un rol efectivo en el ministerio
con niños. Es también líder de un grupo de mujeres donde está enseñando la Palabra de Dios. A veces visita a
las mujeres ancianas en los hospitales para orar por ellas. Ella escribe: “Por favor oren para que conozca mejor
a Dios en mi vida, de modo que pueda enseñar a las mujeres acerca de Su amor. Por favor oren por mi familia,
mi madre y mi hermano que aún no son cristianos. Por favor oren especialmente por mi hermano que tiene una
clase de enfermedad del habla. Oren para que Dios me provea un ayudante, aún soy soltera.”
Hay 100 intercesoras orando por medio del calendario de oración en turco.
Albania: El tremendo problema de niñas y mujeres en Albania es el cambio rápido de estereotipos de cultura:
las niñas están más abiertas a las libertades sexuales resultando en un alto número de abortos. Padres albanos
(criados en una sociedad tradicional, con normas morales más claras) están perdiendo la autoridad en la familia.
La violencia en el hogar es un grave problema. Aún las mujeres cristianas están sufriendo a causa de esposos no
cristianos, adictos al alcohol, al juego y otros malos hábitos. Ora por sanidad, restauración, redención, limpieza y
liberación de temas sociales como el aborto, tráfico, juego, adicción a la droga, alcoholismo y prostitución.
“Estoy casada y vivo junto a mi esposo, mi suegra y dos sobrinos de mi esposo. Mi esposo no es cristiano. Y la
mayor parte de las veces soy la sirvienta en esa casa. Mi suegra me manda hacer todas las cosas en la casa y cuidar
de los sobrinos que tienen 14 y 16 años y a menudo son violentos conmigo. Las condiciones en las que vivo son
extremadamente difíciles. A veces no me permiten ir a la iglesia. Su programa de radio Mujeres de Esperanza me
ha ayudado con los consejos que escucho. Es difícil pero trato de practicar lo que oigo. Gracias.”
“En mi villa no hay iglesia. La radio es mi alimento diario. Vivo con mi madre y mi hermano. Mi padre falleció
hace dos años y ahora está con Jesús. Estoy feliz que un tiempo antes de morir, aceptó a Jesús escuchando sus
programas. Yo escucho los motivos del calendario de oración de Proyecto Ana y oro cada día de acuerdo con
él. También soy muy bendecida por el programa Mujeres de Esperanza que ustedes transmiten. Gracias por cada
lección que enseñan.”
“Llegué a Cristo a través de mis hijas. Ellas me hablaban a menudo. Una de ellas conoció a Cristo a través de sus
programas. Sufría mucho de depresión y sólo a través de su programa ahora se siente libre. Noté un cambio en
su vida y comencé a escuchar yo también el programa Mujeres de Esperanza. Es un muy hermoso programa
con consejos útiles. Soy tan feliz que Jesús nos ha encontrado y ha usado a diferentes personas para bendecirnos
tanto. Dios bendiga a todos los que trabajan en la radio trayéndonos tan maravillosos programas.”
“Soy una creyente nueva. Estoy todo el día en casa. Vivo en una pequeña villa y aquí no tenemos muchas
actividades. Voy a la iglesia de la ciudad una vez a la semana. Hace poco una amiga de mi iglesia me dio una radio
solar. Comencé a escuchar sus programas. Escuché Mujeres de Esperanza y pensé que sería un gran programa
para compartir con los vecinos. Así que, les invité a mi casa a la hora del programa, dos de mis amigas que no
eran cristianas. Así que tomamos un café mientras escuchábamos. Las damas disfrutaron el programa y pensaron
que sería una gran idea juntarnos cada vez que el programa saliera al aire. Gracias por ser una herramienta para
compartir de Jesús a otros.”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.