Por esta razón…

“Por esta razón, habiendo oído de la fe que tenéis en el Señor Jesús, y de vuestro amor para con todos los santos, no ceso de dar gracias por vosotros, recordándoos en mis oraciones. Pido que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé Espíritu de sabiduría y de revelación en el pleno conocimiento de Él; habiendo sido iluminados los ojos de vuestro entendimiento, para que conozcáis cual es la esperanza a que os ha llamado, cuáles las riquezas de la gloria de su herencia en los santos. Efesios 1: 15-18

Queridas amigas:

Hoy les escribo desde Ucrania mientras espero mi vuelo para Rumania. Otra vez estoy recordando qué gozo es compartir mis pensamientos y amor con ustedes  cada mes en esta carta de oración. Mientras escribo esta carta, pienso en el Apóstol Pablo escribiendo a los Efesios.

Pablo continuaba dando gracias por los efesios debido a su fe y amor. Creo que la oración lo mantenía cerca  de aquellos a quienes amaba. Lo mismo es para mí. Mientras oro por ustedes, me siento mucho más cerca de cada una.

Mientras oramos por las madres este mes, aparten algún tiempo para estar agradecidas por vuestras propias madres. ¡Ya sea una madre biológica, una madre espiritual o una mentora especial o las tres!  Tomen unos pocos momentos hoy y llévenlas a Dios y sean agradecidas por su influencia en sus vidas.

Mi madre biológica está en los cielos, pero aún estoy muy cerca de mi madre espiritual, Dottie.  Ella ha invertido en mi vida casi 30 años. Esta semana en Ucrania, mientras visitaba un centro de embarazo en crisis, recordé de su tremenda influencia en mi vida. Soy la mujer  y la líder que soy debido al amor y la aceptación que Jesús y Dottie derramaron en mi vida.

¿Quién es esa mamá  o mentora especial para ti? Agradece por ella hoy. Escríbele una nota especial  o llámala por teléfono y permítele saber que está en tus oraciones.

Puedas  conocer más y más  del amor y la aceptación de Dios hoy mientras te reúnes  con Él en oración. Ven para la oración y únete a Dios con corazón y manos abiertas para recibir  todo lo que Él tiene para ti hoy.

En Él nuestros corazones se gozan.

 

Dra. Peggy Banks
Directora Ministerio Global
RTM Mujeres de Esperanza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.