¡La Palabra de Dios es verdad para ti!

Señor, qué privilegio es ser llamadas tus hijas…
24 febrero 2021
El Evangelio y la educación en Nepal
24 febrero 2021

RTM Mujeres de Esperanza trae esperanza en Jesús para las mujeres alrededor del mundo y por las generaciones. Anhelamos que las mujeres se vean a sí misma tan valiosas como las ve Dios; son sus preciosas hijas. ¿Pero hemos aceptado y aplicado este mensaje a nuestras propias vidas?

Honestamente, cada una ha experimentado el dolor de las heridas y el rechazo. Muchas veces nuestras heridas pasadas nos dan un cuadro incorrecto de quiénes somos y de cómo nos ve Dios. Pero Él nos invita a traer ese cuadro o concepto incorrecto y compararlo con lo que Él dice acerca de nosotras en la Biblia. En una traducción más moderna de Efesios 2:10, el Apóstol Pablo nos llama la obra maestra de Dios. En otras palabras, somos como una maravillosa escultura o un poema que Él ha creado y dado forma exactamente de acuerdo a Su plan. ¿Crees eso acerca de ti misma?

Recientemente estuve viendo la serie de discipulado diario de Chip Ingram, «Descubre quién eres en verdad: cómo silenciar las mentiras de tu pasado y experimentar realmente quién dice Dios que eres». Usamos los capítulos 1 al 3 de Efesios para ver qué tiene para decir Dios. En Efesios 1:3-14 Pablo explica que tú y yo fuimos escogidas por Dios antes de que comenzara el mundo para tener una relación con Él. Dios determinó de antemano adoptarnos como sus hijas e hijos. Nos «redimió»: es una palabra usada para la venta de esclavos en el mercado. Dios nos compró a nosotras, personas que éramos esclavas del pecado, con el propósito de hacernos libres. Y el precio que el Padre pagó por nosotras fue la preciosa sangre de Su Hijo Jesús. ¡Cuán valiosas nos hace a los ojos de Dios!

Dios también nos selló con Su Santo Espíritu, como garantía de la herencia que tenemos en Él. Con Dios Todopoderoso como nuestro Padre podemos descansar sin temor ni ansiedad acerca de nuestro presente y futuro. Todas estas cosas llegan a ser verdaderas para ti cuando comienzas tu nueva vida en Jesús.

Así que ¿cómo llegamos al punto de creer esta verdad para nosotras? La transformación toma lugar cuando renovamos nuestras mentes (Romanos 12:1-2) cambiando nuestro antiguo e incorrecto criterio por la verdad de Dios. El método Chip Ingram dice que para lograr hacer esto debes escribir la mentira que tú crees de un lado de una tarjeta y la relevante verdad bíblica (con su cita en las Escrituras) en el otro. Aquí hay un ejemplo de una mentira común:

  • MENTIRA: Yo debería ser aprobada o aceptada por ciertas personas para ser feliz o sentirme querida.
  • VERDAD: Yo soy querida, apreciada y amada por Dios, la persona más importante en mi vida (Efesios 1: 3-14)

Me doy cuenta de que esto no es sencillo. No podemos iniciar en nuestra vida un tiempo de autoprotección de creencias erróneas simplemente cambiando todos esos pensamientos. Pero no es imposible. ¿Puedes confiarle a Dios tu sanidad? ¿Puedes escoger creer que Él te comprende y es genuino en Su amor hacia ti? ¿Puedes confiar que ÉL puede traer esperanza y significado a tu penosa historia, al comenzar a verla a través de Sus ojos?

Entonces, ¿cuáles mentiras estás creyendo acerca de ti misma? Mientras lees la Palabra de Dios pregúntate: «¿Creo que esto es verdad para mí?». Si la respuesta es no, identifica la mentira que estás creyendo. Enfócate en leer las verdades de la Palabra de Dios en voz alta hasta que funcione de esa manera, desde tu mente a tu corazón y a tus acciones. Dios quiere que lleguemos a ser creyentes maduros y lleguemos a comprender nuestra vida y esperanza en Jesús.

¡La Palabra de Dios es la verdad para ti!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.