Toma Tiempo para Respirar, Reflexionar, Creer

Seguridad al confiar en Jesús
9 abril 2021
Mujeres de Serbia…
12 abril 2021

Y después de que ustedes hayan sufrido un poco de tiempo, el Dios de toda gracia que los llamó a Su gloria eterna en Cristo, los restaurará y los hará fuertes, firmes y estables.
1 Pedro 5:10

Puedes encontrar la palabra “restaurar” 136 veces a través de los libros de la Biblia. Aquí Pedro escribe a los cristianos y les anima a recordar que Dios no ha acabado con ellos, después que hayan sufrido un poco de tiempo, Dios les restaura y los hace fuertes y constantes. Mientras su carta circulaba a través de las iglesias del primer siglo, Pedro recuerda a los creyentes que el sufrimiento que están enfrentando como cristianos vi-viendo en una sociedad pagana, durará sólo por un tiempo pero su gloria eterna en Cristo durará por siempre. Vendrá un tiempo cuan-do todos los creyentes ya no tendrán más sufrimiento, penas o lágrimas. Apocalipsis 21:4.
Hoy, como seguidoras de Jesús, podemos identificarnos con mu-chas de las cosas que los lectores de la carta de Pedro enfrentaban en su cultura. Sin embargo, cuan-do los tiempos son difíciles y te sientes como si no hubiera un final para las presiones, prioridades o problemas, practica estas tres cosas:
Respira
Respira hondo varias veces al día. Siéntate cómoda en tu silla y sólo respira. Hay veces en el día cuan-do reconozco que no he podido aspirar y espirar profundo por mu-chas horas. Cuando respiramos profundamente, aspiramos oxígeno y expiramos dióxido de car-bono. Ese pleno “cambio de oxígeno” nos ayuda a enviar un mensaje al cerebro como relajar, para calmarnos. Los beneficios de hacer esto varias veces al día son in-terminables.
Reflexiona
¡Al final del día, reflexiona! Piensa en todo lo que has hecho en tu día y pregúntate: “¿Qué he logrado para el Señor hoy? ¿A quién he servido hoy? ¿Cómo reflejé a Jesús en mi comportamiento hacia otros hoy?”
Cada día provee maneras en que nosotras encontremos sanidad a nuestro pasado, en conocer el propósito del presente y vivir con esperanza hacia nuestro futuro. Tómate tiempo para hacerte estas preguntas: “¿Hay aspectos de mi vida que necesitan sanidad?” “¿Cuál es el propósito de mi actual trabajo o rol en el ministerio?” “¿Cómo definiría mi esperanza para el futuro?”
Cree
Cada mañana, le doy a Dios mi día en oración. Le ofrezco mi dolor a Él y busco saber cómo vivir su propósito para el día. Intento dejar todas las presiones en sus manos y re-cuerdo que aún Él está en control. Para mí es importante retornar mi mente a un estado en que yo me sumerjo en la verdad de la Palabra de Dios haciendo tiempo cada día para encontrarme con Él, leer un pasaje de las Escrituras, ofrecerle mi voz en oración. ¿Qué piensas acerca de Dios hoy? ¿Cuáles son algunas maneras en que sabes que Él te ve, te ama y te está restauran-do cada día para una vida fortalecida en Él por toda la eternidad?
En este nuevo año, no permitas que el sufrimiento te impida ver todas las oportunidades por las bendiciones de Dios. ¡No estás sola!
La Esperanza de su Llamado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.