7 de Enero

Protección física y espiritual para los cristianos en países cerrados que están determinados a continuar en el servicio donde Dios los ha colocado, a pesar de condiciones extremadamente riesgosas. Algunas de nuestras productoras diariamente enfrentan el peligro de perder a sus familias, posesiones y aún sus vidas por amor del evangelio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.