Riesgo de prácticas masivas de MGF en Tanzania

Una carta
4 enero 2011
Ser diferente – Rahab 20/09/10
4 enero 2011

Aunque Tanzania prohibió la mutilación genital femenina (MGF) en 1998, su práctica se sigue realizando, especialmente entre noviembre y enero. Se espera que más de 5.000 niñas sean mutiladas «en esta temporada de vacaciones».

El gobierno de Tanzania aprobó una ley que prohíba la MGF en 1998 y, sin embargo, numerosas informaciones indican que durante la actual temporada de vacaciones, alrededor de 250 jóvenes ya han sufrido la práctica y más de 5.000 menores corren el riesgo de ser mutiladas genitalmente tan sólo en el distrito de Tarime, en la región de Mara en Tanzania.

Faiza Jama Mohamed, directora de la Oficina en Nairobi del grupo de derechos humanos ‘Equality Now’, se pregunta: «¿Para qué sirve tener una ley contra la MGF, si el gobierno no tiene planes de ponerla en práctica?»

«A pesar de ser consciente de los preparativos realizados por las comunidades para llevar a cabo mutilaciones en masa, la policía en Tarime no han podido evitar las mutilaciones», precisa la activista. Tampoco se ha registrado «ninguna detención conocida de autores relacionados con los casos de las niñas que ya han sido sometidas a la MGF».

Se estima que más de 150 niñas han huido por temor a ser mutiladas genitalmente y actualmente están alojadas en refugios locales. «Es un problema de salud pública y una crisis de derechos humanos que el gobierno de Tanzania se muestra reacio a abordar», continúa Mohamed.

En Tanzania, la MGF es practicada por grupos étnicos específicos en las regiones de Dodoma, Singida, Arusha, Kilimanjaro y Mara. Aunque la tasa de prevalencia nacional de MGF en Tanzania se estima en sólo un 14,6 por ciento, es muy alta en aquellas regiones donde se practica.

Estas incluyen el distrito de Tarime, que tiene una tasa particularmente elevada de MGF en comparación con otras zonas del país. Según un estudio realizado en el año 2002 por el Centro Jurídico y de Derechos Humanos de Tanzania (LHRC), la MGF se practica de manera abierta y desafiante en Tarime con una tasa de prevalencia de alrededor del 85 por ciento entre la población rural femenina en la región.

La práctica se realiza a grandes grupos de niñas en ceremonias que tienen lugar al menos cada dos años en casi todo el distrito. Muchas niñas de esta comunidad abandonan la escuela y se casan después de someterse a la MGF. Los peores temores de LHRC apuntan a que todos los días entre noviembre de 2010 y enero de 2011, alrededor de 100 niñas pueden estar en riesgo de ser sometidas a la mutilación genital en la región.

El gobierno de Tanzania prohíbe la práctica de la MGF en virtud de su Ley Especial de Delitos Sexuales de 1998. La ley establece que toda persona que tenga la custodia, el cargo o el cuidado de una niña menor de dieciocho años de edad y la hace sufrir la MGF comete un delito de crueldad hacia los menores.

«Sin embargo, sólo un puñado de casos han llegado a los tribunales en los últimos años y la policía se resisten a detener y enjuiciar a los autores», de acuerdo con Equality Now.

«Si bien es conocido que las comunidades celebran ceremonias de la práctica de la MGF en masa cada dos años, no ha habido ningún intento por parte de los organismos de represión legal para educar a las comunidades contra la MGF y hacerles saber acerca de la ilegalidad de la práctica, a pesar de las décadas esfuerzos por parte de las organizaciones locales dedicadas a alcanzar estos objetivos», denuncian los activistas de género.

Según Faiza Jama Mohamed, «todavía se puede salvar a las niñas de la MGF. Las autoridades de Tanzania deben tomar medidas fuertes e inmediatas en Tarime contra los responsables y evitar que prosigan las prácticas ilegales. Tienen que enviar, a los padres y a los que practican la circuncisión, un mensaje alto y claro de que el flagrante desprecio a la ley no será tolerado».

Por staff writer

© afrol News. Todos los derechos reservados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.