9 de Enero

Mujeres que trabajan en la Casa de Ana en Europa alcanzando a las refugiadas que buscan asilo. Ore para que estas refugiadas del Oriente Medio, África y Europa encuentren un lugar seguro, amistad y acepten el regalo de Dios de la salvación. «Porque tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber, fui forastero y me recibisteis.»(Mateo 25:35).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.