Editorial Marzo 2012

Querida amiga:
¿Cómo puedes mantenerte dando ánimo a las personas a orar si las mujeres siguen siendo “las menos
alimentadas, las menos educadas y las menos valoradas”? En todo el mundo, las mujeres comprenden la
mayoría de los pobres. ¡La pobreza continúa teniendo cara de mujer! Ellas trabajan duro y por largas horas,
pero aún permanecen de rehenes a la mutiladora falta de recursos. ¿Pueden nuestras oraciones hacer la
diferencia; aunque sea una pequeña marca en este extendido cáncer social?
¡Sí, ellas pueden! Verdaderamente creo que la oración es un recurso poderoso dado por Dios para luchar
contra este mal. Ellas pueden mover el brazo de Dios cuando oramos en Su voluntad. ¿Me siento impotente
a veces? Yo creo que el Espíritu Santo da poder a nuestras oraciones, de acuerdo a los consejos de Pablo en
Romanos 8:26. ¡Jesús ora por nosotros! Él aboga a nuestro favor ante Dios, quien cuida profundamente de
los pobres. Nunca dudes que tus oraciones son efectivas. Las oraciones no se evaporan en un fino aire. Es la
cosa más importante que hacemos por los pobres, como ves, porque Dios promete que cuando oramos en el
nombre de Jesús, Él responderá.
El esposo keniata de Valentina la abandonó con cinco hijos. El suicidio a menudo cruzó su mente. Sin
habilidades, ¿cómo los podría cuidar? Ella escuchó el programa Mujeres de Esperanza en la radio. Un día, ella
caminó nueve horas para llegar a la conferencia de Proyecto Ana en Voi. Le presentamos a Jesús y oramos con
ella. Ella creyó en Él, depositando la desesperación y la amargura a sus pies. Comenzó a compartir su fe con
amigas y comenzó un nuevo grupo de oración de Proyecto Ana en su villa. Se transformó en una evangelista.
Como Pablo, “siendo pobre, enriqueció a muchos.”
El 4 de enero del 2012, 400 personas asistieron al funeral de Valentina. Muchos, inspirados por su testimonio,
creyeron en Cristo. Valentina vive ahora en una mansión preparada para ella por Jesús, y Dios mismo está
enjugando sus lágrimas. Este mismo pensamiento me anima a mantenerme buscando la justicia a través de la
oración. Honestamente, no sé cómo lo hace Dios, pero la oración puede aclarar las injusticias de este mundo.
¡Te urjo, querida amiga, a orar con absoluta confianza de modo que veamos a millones de “Valentinas”
llegando a Cristo, rompiendo el ciclo vicioso de desesperación y pobreza por fe en Él y llegando a ser faros de
esperanza!
Creyendo contigo,
Marli Spieker
Directora/Fundadora
Ministerio Global – Proyecto Ana.
Testimonios de oyentes:
India:
“Soy bendecido por este programa especial para mujeres. Aunque soy un hombre, yo escucho las
transmisiones porque las enseñanzas acerca de salud e higiene son muy útiles para mi y también para la
gente de mi villa. Estamos muy agradecidos por su programa porque nos ayuda a apagar nuestra sed y
hambre espiritual. Por favor, ore por la gente de mi villa y por mi crecimiento espiritual.”
Nepal:
“Cuando comencé a escuchar Mujeres de Esperanza, regularmente, me sentí muy entusiasmada porque el
programa es tan efectivo y útil para las mujeres. También contiene concientización y salud e higiene. Me
ha sido de gran desafío en mi vida: como manejar mi vida y mi familia. Este programa me está ayudando
mental y espiritualmente. También me ayuda a saber cómo tener buena salud, una familia y un hogar
higiénicos. Ahora, soy una buena administradora de mi familia y de mi hogar. Estoy muy agradecida por el
programa Mujeres de Esperanza. Me doy cuenta que mi relación con Dios es más cercana- gracias a RTMNepal.”
“Soy casada pero ahora estoy sola porque mi esposo se casó con una segunda mujer. Están lejos de mi.
Tengo una niña de 4 años. Por siete años estuve casada con mi marido pero no podía tener hijos. Él estaba
muy triste, pero después de tres años de matrimonio, dí a luz a una niña. Mi esposo quería un varón, así que
siempre estaba deprimido y triste. Viendo todo esto, yo también estaba triste. Lentamente, mi marido me fue
ignorando y se casó con otra mujer. Eso me lastimó mucho y aún lo hace. En esos tiempos difíciles, por un
año y medio, escuché el programa Mujeres de Esperanza en Nari Asha, hecho por mujeres y para mujeres.
Fui muy animada y estimulada al escucharlos. Llegué a conocer el verdadero significado de mi vida. Supe
que aunque mi marido me abandonó, Dios nunca me abandona ni me deja de amar y cuidar- Hoy, aunque
soy una madre sola, soy muy feliz. Quiero agradecer a Dios que nos está guiando por el sendero y quiero
agradecer por todo el equipo de Nari Asha por producir tan hermoso programa. Gracias.”
Etiopía:
“Dios es El Shadai; Él puede levantar a los muertos de la tumba. Él restaura a los desesperados. Tenemos un
maravilloso testimonio de una mujer llamada Almaz, que estuvo enferma por cuatro años. Era difícil para
ella alimentarse porque tenía problemas gástricos y no podía caminar. Una noche, por segunda vez tuvo que
ir al Hospital. La familia habló acerca de la preparación de un ataúd y donde sería el lugar del velatorio para
ella. Su hija fue donde estaba el equipo de Proyecto Ana, el grupo oró y la mujer se sanó completamente.
Ahora ella come de todo y puede caminar. Está completamente sana, ¡Gloria a Dios!”
Filipinas:
“Me gusta escuchar el programa en la radio DXKI aquí en Koronadal, sur de Cotabato. Es muy inspirador
para mi vida. Los temas son muy útiles para la situación de mi vida personal. Mi esposo y yo estamos con
problemas en el matrimonio. Estamos casados hace 7 años y no tenemos hijos. Mi esposo trabaja en el
extranjero y tiene una relación extramarital. Esta situación me tiene partida y apartada. Por favor oren para
que pronto mi esposo vuelva al hogar y que el Señor sea mi fuerza para luchar con esta situación.”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.