Editorial Mayo 2012

Querida amiga:
Gracias por unirte a los intercesores de Proyecto Ana en 123 países buscando justicia bíblica a través de las
oraciones por las mujeres indias y nepalesas este mes.
Mis amigas del Messengers, una organización socia de Finlandia que apoya el ministerio creciente en India,
recientemente visitó nuestros equipos en India. Anu Immanuel de RTM India, explicó que: “¡La India es el hogar
para 591.4 millones de mujeres fuera de sus 1.22 billones de población y Proyecto Ana es un regalo de Dios
para este país! Su programa de radio está llenando y satisfaciendo a las mujeres en sus necesidades más sentidas.
Queremos transmitir Mujeres de Esperanza en tantos idiomas como sea posible, de modo que podamos alcanzar
más mujeres, aún aquellas en las más remotas villas.
Anne Isokuortti, de Proyecto Ana Finlandia, y sus amigas fueron profundamente tocadas por lo que experimentaron
en la India: “Escuchando a las damas derramando sus corazones acerca de los terribles sufrimientos y condiciones
despreciables de las mujeres indias me ha hecho darme cuenta que ninguna montaña de ayuda humanitaria, jamás
resolverá sus problemas. Jesús es la única solución fuerte y duradera para la triste ecuación de mal-nutrición,
violencia, negligencia y falta de educación, recursos, poder, libertad, etc. ¡Él da libertad, gozo, confianza, dignidad y
vida eterna! Esto está sucediendo por toda la India a través del ministerio de Proyecto Ana.
Pam Wise, una voluntaria canadiense visitó Nepal. Ella escribe: “Proyecto Ana respira esperanza en las vidas de
madres nepalesas físicamente exhaustas, luchando, después que sus esposos las han dejado solas y destituidas.
Esperanza, es dada a las mujeres que se han tornado a la prostitución para escapar de la violencia familiar y aquellas
en deplorables celdas de la cárcel. La mayoría de las comunidades en Nepal son patriarcales y las mujeres y niñas
que no recibieron educación están atrapadas en matrimonios arreglados, alumbramientos forzados, múltiples partos,
poligamia y violencia doméstica. Pero, yo hablé con muchas mujeres cuyas vidas han sido cambiadas para siempre
a través de las transmisiones de radio, calendarios de oración, literatura, programas de capacitación, ministerios
carcelarios y la cálida amistad y apoyo que reciben del cuidado de las mujeres del Proyecto Ana. Este es un vital
y poderoso ministerio transformando comunidades enteras, proveyendo a las mujeres con las herramientas para
cambiar sus vidas.”
¡Todo esto se debe a la maravillosa gracia de Dios! Nosotros oramos, y Él obra; bendiciendo y restaurando mujeres
aún en las situaciones más devastadoras en India y Nepal. ¡Así que, mi amiga, oremos con renovada esperanza
creyendo y agradeciendo a Dios que Él hará mucho más inmensurablemente que lo que pensamos o pedimos!
Creyendo contigo,
Marli Spieker
Directora-Fundadora del Ministerio Global,
Proyecto Ana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.