25 de Julio

Mujeres cristianas cuyos esposos han sido puestos en prisión o muertos a causa de su fe en Jesucristo. Esas mujeres quedaron para cuidar de sus hijos, pero, muchas veces se les niega trabajo y vivienda. «En mi angustia invoqué al Señor, y clamé a mi Dios por ayuda. Él oyó mi voz… y mi clamor llegó delante de Él, a sus oídos» (Salmo 18: 6).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.