20 de Julio

Refugiadas sirias que salieron de sus hogares sin llevar nada y ahora están vendiendo a sus hijas para pagar la renta o comprar comida. Muchas de las niñas llegan a ser novias-niñas de hombres mucho más adultos y algunas son “esposas” por un tiempo de quienes fácilmente se divorcian o las venden a la prostitución.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.