Migrantes que tratan de entrar a otro país no por persecución política o guerra sino por razones económicas y no se les permite quedarse. La mayoría preferiría morir que ser enviado a su hogar donde no hay trabajo y sus familias están sufriendo.