Editorial Enero 2017

Mujeres iletradas en prisión…
3 enero 2017
La Osteoporosis – Caídas
3 enero 2017

Queridas amigas:
Mientras entramos a nuestro 20º año de oración, juntas, primero quiero decirles gracias por el fiel compromiso de orar por estas dos décadas que Dios nos ha dado para apoyar y ministrar a mujeres alrededor del mundo. Ahora más que nunca, necesitamos mirar a Jesús y creerle hacer poderosas y maravillosas cosas en estos próximos 365 días.
Creo que con el poder de Dios obrando en nosotras, Dios puede hacer mucho más que lo que podemos pedir o imaginar (Efesios 3:20).
¡Estoy tan entusiasmada en viajar con ustedes mientras comprometemos a mujeres alrededor del mundo que están heridas y compartir con ellas la esperanza y la sanidad que se encuentra sólo en Jesús! ¡Con esta carta de oración de enero verás unas pocas cosas nuevas- es decir, nuestro nuevo nombre! Sí, con la dirección de Dios y el apoyo del liderazgo global de RTM, Proyecto Ana hará la transición este año de ser conocido como RTM Mujeres de Esperanza. Durante el tiempo de transición usaremos ambos nombres RTM Mujeres de Esperanza/Proyecto Ana. Nuestro nuevo nombre, RTM Mujeres de Esperanza, es una bendición por varias razones: Trae a nuestro programa de radio global, Mujeres de Esperanza, dentro de nuestro nombre
Para celebrar los 70 idiomas de mujeres (y hombres) que estamos alcanzando para Jesús.
Nos alinea más estrechamente con RTM, el poderoso ministerio de radio y medios digitales Por el cual alcanzamos a las mujeres alrededor del mundo y por generaciones. Comunica porqué nos unimos juntos en oración, programación, conocimiento, liderazgo, Desarrollo, y el dar – de modo que las mujeres donde sea puedan llegar a ser ¡mujeres de Esperanza!
Mientras miramos a este nuevo año, podamos continuar levantando el nombre de Jesús mientras oramos por las mujeres en prisión. Cuando estuve visitando una prisión para mujeres en Paraguay, noté a una mujer cuyos ojos reflejaban el amor de Jesús. Pero mientras yo compartía mi historia, nos relacionamos en su dolor y fue evidente que ella necesitaba oración para perseverar en su caminar diario con el Señor. Por favor oremos que nuestras
hermanas en prisión tengan el coraje de confiar en Jesús cada día y que crean que no son olvidadas.
Para Dios sea la gloria mientras este mes nos unimos en oración unas por otras.
En Él nuestros corazones se regocijan.
Peggy Banks
Directora del Ministerio Global
RTM Mujeres de Esperanza/Proyecto Ana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.